Mercedes Aráoz juró el lunes último como presidenta encargada del Perú ante un Congreso disuelto, su cargo duró poco más de un día. | Fuente: Congreso de la República

Mercedes Aráoz no pasó los mejores minutos de su vida cuando el disuelto Congreso de la República la nombró presidenta encargada de la Nación. Para ella, aceptar el cargo fue “una de las decisiones más difíciles” de su vida.

En una entrevista al diario El Comercio, la exvicepresidenta de la República narró detalles de lo que fueron esos minutos de su asunción. “Me negué a la banda (presidencial) y no quería juramentar (sic), porque era solo una encargada”, afirmó.

“Les dije que no iba a firmar ningún documento, no iba a llamar a las Fuerzas Armadas, ni armar gabinete en la sombra ni nada por el estilo. Solo era un acto político”, aseveró.

La exvicepresidenta Aráoz reveló esto, luego de que le contaran que un funcionario del Parlamento fue a comprar una banda presidencial para que ella la usara durante su juramentación.

Mundos paralelos

El presidente Martín Vizcarra, quien por la tarde de aquel lunes había disuelto al Congreso, ahora juramentaba como jefe del Gabinete Ministerial a su ministro de Justicia, Vicente Zeballos. Como si fueran mundos paralelos, a cuatro cuadras de Palacio de Gobierno, ella juraba como "presidenta encargada".  

Mercedes Aráoz reconoce que fue “un error” que en su juramentación esté presente la cruz y la biblia, como si fuera un juramento real a la presidencia. “Todo fue confuso”, revela.

“Yo sí asumí la encargatura y era válido dada la suspensión. Lo otro era accesorio e innecesario, era un gesto. Ahora juré como VP [vice presidenta] encargada”, comenta.

Es así que la vicepresidenta tuvo una cuestionada asunción en un Congreso disuelto, el pasado lunes por la noche. Su breve encargatura de la presidencia duró 24 horas y 11 minutos. Ella le puso fin la noche siguiente, luego de haber enviado un oficio al presidente del Congreso, Pedro Olaechea, en donde renuncia a la vicepresidencia de la República.

¿Qué opinas?