Los candidatos presidenciales Pedro Castillo y Keiko Fujimori se mantienen en un empate técnico.
Los candidatos presidenciales Pedro Castillo y Keiko Fujimori se mantienen en un empate técnico. | Fuente: Andina

Luego de cinco años, el Perú afronta nuevamente una segunda vuelta presidencial muy reñida. Al casi 96% de actas contabilizadas por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), los candidatos Pedro Castillo y Keiko Fujimori se encuentran en un empate técnico de acuerdo a los expertos. Si bien se trata de millones de votos existe una remota posibilidad de acabar en un empate exacto.

Hay que tomar en cuenta que los comicios presidenciales en el país no registran antecedentes donde los candidatos hayan obtenido el mismo número de votos en una segunda vuelta. La experiencia más competitiva fue en el 2016, cuando Pedro Pablo Kuczynski le ganó a Keiko Fujimori por más de 42 mil votos. Sin embargo, sí han existido casos a nivel de elecciones municipales. ¿Cómo fue el desempate?

En las votaciones del 2014 los candidatos a la alcaldía del distrito de Pillpinto — en la provincia de Paruro, en Cusco — Wilber Medina (Fuerza Inka Amazónica) y José Cornejo (Siempre Unidos) empataron a 236 votos. Cuatro años más tarde en el distrito de Tibillo — en la provincia de Palpa, en Ica — los postulantes Wilbert Estrada (Acción Popular) y Javier Gallegos (Movimiento Regional Obras por la Modernidad) lograron el 32.38% de votos válidos cada uno. Ambos casos se resolvieron al azar.

Según el artículo 26 del título 4 (Del Cómputo y Proclamación) de la Ley de Elecciones Municipales, en caso de empate, se resuelve por sorteo entre los que hubiesen obtenido igual votación. Tal es el caso de lanzar una moneda al aire, una tómbola o una lotería. Estas formas insólitas de desempate están a cargo del Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

“El sorteo me ha favorecido”, dijo Wilbert Estrada tras convertirse en alcalde de Tibillo con el lanzamiento de una moneda. Se encomendó a la patrona Santa Ana de Tibillo y luego de escoger sello la suerte resultó a su favor en octubre del 2018.

¿Cómo es en el caso de elecciones presidenciales?

Desde las siete de la noche del 6 de junio el Perú se mantiene en la incertidumbre de no saber quién será su próximo presidente de la República. El empate técnico que dio el flash electoral ha determinado las pulsiones de las últimas horas. Si bien el margen de votos válidos es favorable para Pedro Castillo, objetivamente aún se trata de un empate técnico con Keiko Fujimori.

Los expertos en temas electorales coinciden que es casi imposible que el resultado de una segunda vuelta sea un empate exacto. Recuerdan, además, que esta situación no se encuentra reglamentada en las normas y por lo tanto le corresponde solo al JNE establecer el procedimiento para definir la elección.

“Un empate real en elecciones presidenciales hasta donde conozco no se ha producido nunca. Y es muy poco probable por el tamaño de la población electoral que participa”, señala el oficial de programas de IDEA Internacional, Luis Egúsquiza.

En esa línea, el director del Instituto Peruano de Derecho Electoral, José Villalobos, explica que la Ley Orgánica de Elecciones no ha previsto un empate entre los candidatos de una segunda vuelta.

“No se ha regulado qué pasaría si es que los dos candidatos obtienen la misma votación. Por ejemplo, la Ley de Elecciones Municipales sí contempla un sorteo cuando hay un empate entre dos candidatos, pero esa norma no sería aplicable para la elección presidencial”, agrega Villalobos.

La ONPE sigue procesando y contabilizando las actas electorales.
La ONPE sigue procesando y contabilizando las actas electorales. | Fuente: ONPE

Finalmente, el analista político Cristhian Jaramillo indica que, en un eventual empate entre los candidatos Pedro Castillo y Keiko Fujimori, “tendría que ser el JNE el responsable de establecer cuál sería la salida. Podría homologar el principio de la moneda de la ley regional o municipal a la ley nacional o proponer alguna otra salida”.

El conteo oficial de la ONPE continúa avanzando y aún quedan miles de votos por sumar a cada candidato presidencial. Un proceso que puede demorar unos cuántos días más. Nos toca esperar el resultado con calma y prudencia.