Verónika Mendoza
Verónika Mendoza, excongresista y actualmente candidata a la Presidencia por Juntos por el Perú | Fuente: Congreso de la República

La candidata presidencial de Juntos por el Perú, Verónika Mendoza, criticó la campaña de terruqueo contra la izquierda en el contexto de las elecciones generales del 11 de abril.

"Mucha gente se está dando cuenta que el terruqueo es una estrategia de miedo de los que no quieren que las cosas cambien", dijo durante una entrevista con el programa domincal Cuarto Poder.

La excongresista explicó que ese sector conservador intentó "terruquear" a los jóvenes que se movilizaron por todo el territorio nacional en noviembre pasado "defendiendo la democracia y exigiendo la expulsión del usurpador de [Manuel] Merino", luego de que el pleno del Legislativo aprobara la vacancia contra el entonces mandatario Martín Vizcarra.

"Cada vez más la gente se va dando cuenta de que es una estratagema para asustarnos y dividirnos, pero creo que ya no se van a dejar engañar", enfatizó.

KEIKO FUJIMORI REPRESENTA "EL AUTORITARISMO, LA CORRUPCIÓN Y LA VIOLENCIA"

Verónika Mendoza respondió a Keiko Fujimori, postulante por Fuerza Popular, quien considera que su competidora por Juntos por el Perú representa al pasado.

"Qué más quisiéramos dejar en el pasado que el autoritarismo, la corrupción y la violencia que representa ella, una candidata que recibió millones en maletines de un banquero para su campaña. Ese pasado queremos dejar atrás", manifestó.

Cuando se le preguntó sobre la comercialización de la vacuna contra la COVID-19 por parte del sector privado, Verónika Mendoza comentó que en "esta primera etapa, donde hay escasez de vacunas a nivel global, latinoamericano y nacional, no podemos generar caos y arbitrariedad en la distribución" de las dosis, por lo que debe ser conducida por el Estado.

"En un segundo momento, cuando ya hayamos vacunado a la mayor parte de la población, que el sector privado empiece a comercializarla. Lo que no puede ocurrir es que la vacuna sea un negocio y se termine vacunando primero el que más plata tiene, cuando se tiene que vacunar primero quien más lo necesita, los más vulnerables y los de primera línea", dijo.

Verónika Mendoza indicó, además, que es el pueblo peruano, y no la Confiep, el que debe decidir si se elabora o no una nueva Constitución. "No se trata de que la nueva Constitución la hagan los actuales congresistas, sino que la haga la gente, las comunidades campesinas, universidades, mujeres, empresarios. Tiene que haber un gran diálogo nacional", agregó.