Hiro, Keiko, Kenji y Sachie Fujimori posan junto a su padre (centro) luego de que este recibió el indulto presidencial a fines del 2017, el cual fue recovado en octubre del 2018.
Hiro, Keiko, Kenji y Sachie Fujimori posan junto a su padre (centro) luego de que este recibió el indulto presidencial a fines del 2017, el cual fue recovado en octubre del 2018. | Fuente: Twitter Keiko Fujimori

Keiko Fujimori comunicó este viernes que sus hermanos Hiro y Sachie presentaron un habeas corpus ante la Corte Suprema para que el padre de los tres, el expresidente Alberto Fujimori, sea liberado por supuesto riesgo de contraer coronavirus. La lideresa de Fuerza Popular no se pronunció directamente sobre este recurso judicial, sino que compartió en su cuenta de Twitter la captura de un mensaje escrito por su hermana en su cuenta de Facebook.

“Mi hermano Hiro y yo hemos presentado un habeas corpus por la libertad de nuestro padre frente al alto riesgo que corre su vida en caso de contraer el coronavirus”, dijo Sachie Fujimori en una publicación de Facebook que acompañó con una de ella y su padre. “Muchos dirán que el lugar donde él se encuentra no existe hacinamiento como en otros penales, y es correcto, pero el riesgo el latente porque hay personal que entra y sale constantemente”, agregó.

Alberto Fujimori actualmente cumple en el penal de Barbadillo, donde es el único interno, su condena a 25 años de prisión como autor mediato de las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos, cometidas durante su gobierno (1990-2000). El expresidente fue indultado a fines del 2017 por el entonces mandatario Pedro Pablo Kuczynski, pero dicho indulto fue revertido por la Corte Suprema en octubre del 2018 y, tras pasar varios meses en una clínica, fue recluido en el mismo centro penitenciario en enero del 2019.

Pedido de liberación

La crisis por el coronavirus en los penales del Perú ha hecho que investigados de caso como el de Odebrecht y ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’ hayan sido beneficiados con salir de prisión por riesgo de contraer la COVID-19, entre ellos Jaime Yoshiyama, exministro del régimen fujimorista. En países como Chile y Argentina, se han registrado polémicas por la situación de personas condenadas por delitos contra los derechos humanos, la mayoria de las cuales son mayores de 60 años, ante el riesgo del coronavirus.

Keiko Fujimori fue liberada la semana pasada luego de que una sala de apelaciones revocó su orden de prisión preventiva. Adicionalmente, había solicitado salir de prisión riesgo de coronavirus y se hizo pruebas de descarte tras su excarcelación.
Keiko Fujimori fue liberada la semana pasada luego de que una sala de apelaciones revocó su orden de prisión preventiva. Adicionalmente, había solicitado salir de prisión riesgo de coronavirus y se hizo pruebas de descarte tras su excarcelación. | Fuente: AFP

Sobre Alberto Fujimori en particular, el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) señaló a mediados de abril que el riesgo de contagio en el penal de Barbadillo no es tan alto como en otros: no hay hacinamiento debido a que Alberto Fujimori es el único preso. Adicionalmente, en medio de recientes indultos a algunos presos por el coronavirus, el ministro de Justicia dijo por esos días que era a la Comisión de Gracias Presidenciales quien iba a decidir si el expresidente era postulado para este beneficio.

La propia Keiko Fujimori, hija de Alberto Fujimori y primera dama durante la mayor parte de su gobierno, salió de prisión la semana pasada luego de que una sala de apelaciones revocó su prisión preventiva. Antes de hacerlo, la excandidata presidencial había solicitado a través de una publicación en Facebook que se “evalúan alternativas” para que su padre salga de prisión; y tras ser excarcelada dijo seguir preocupada por el contagio de COVID-19 en los penales del Perú.

Mensaje a las autoridades

En su mensaje, Sachie Fujimori señaló que su padre es un “adulto mayor fráfil” por su edad, 82 años, y por tener “graves enfermedades crónicas”, entre las que señaló problemas de corazón, hipertensión arterial y un quiste en el páncreas. Además, dijo que por “lo imprevisible del virus”, los penales del país “no pueden garantizar la salud de ningún interno y mucho menos la de mi padre”.

Sachie Fujimori también pidió a las autoridades “separar el debate que existe sobre su sentencia, rencores y toda discrepancia política” con su padre, también condenado por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer; por usurpación de funciones; por delitos de corrupción y espionaje; y por peculado y falsedad ideológica, esto último por haber entregado 15 millones de dólares del Estado peruano a su exasesor Vladimiro Montesinos. “Todos somos humanos, con pensamientos distintos, con virtudes y defectos, con aciertos y errores…pero no permitamos que pase lo peor”, agregó su hija.