Zoraida Ávalos es desde este martes la fiscal de la Nación. | Fuente: Andina

Descubre el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Los términos de la renuncia de Pedro Chávarry tienen el mérito de poner en evidencia los marcados sesgos de su visión: se presenta como una víctima de “ataques mediáticos” llevados a cabo por políticos, periodistas y representantes de ONG. Critica a algunos de sus colegas, alerta contra la amenazas a la autonomía de la fiscalía y termina invocando el nombre de Dios para justificar su supuesto sacrificio.

Pero omite decir que los cuestionamientos a su persona se iniciaron en investigaciones de fiscales del Callao, quienes grabaron sus conversaciones con “hermanitos” asociados a redes delincuenciales. Tampoco pide perdón ni a Dios ni a los hombres por haber mentido y menos aún por su errática remoción de los fiscales que investigan graves casos de corrupción. Sobre la violación de oficinas lacradas junto a su despacho, dijo haber tomado conocimiento de ese hecho por la prensa. ¿Se le debe creer? Cada uno juzgará.

Cambios con Zoraida Ávalos

La esperanza está cifrada ahora en quien ejercerá interinamente la titularidad de la Fiscalía de la Nación, Zoraida Ávalos. Magistrada con experiencia y sin cuestionamientos, no perdió tiempo en declarar en emergencia el Ministerio Público y afirmar su apoyo a las Fiscalías que fueron hostilizadas por Pedro Chávarry. Anticipó iniciativas propias para reformar la institución.

Dijo también que su tarea consiste en recuperar la confianza de los ciudadanos, que, en efecto, hemos presenciado durante los últimos meses un clima de hostilidad que no podía sino favorecer la corrupción y la impunidad. Esta mañana concede su primera entrevista en Ampliación de Noticias de RPP.

Siguen las movidas en el Congreso

Si la crisis en la Fiscalía parece encaminada a una solución, la del Congreso se agrava con el anuncio de una moción de censura contra Daniel Salaverry. Fuerza Popular le reprocha violar el reglamento y tratar de manera discriminatoria a la bancada que “lo puso en el cargo”. Lo que está en juego es la definición de los requisitos para formar nuevas bancadas. Y es que de eso depende que Fuerza Popular pueda conservar la mayoría en el Congreso. Por lo pronto, hoy conoceremos las consecuencias de la renuncia de Salaverry.

Un paso hacia el sentido común se ha dado en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales. Su presidente, César Segura, contradiciendo lo que dijo durante las últimas semanas ha aceptado que se dé prioridad a las denuncias contra Pedro Chávarry. Si es verdad que los fujimoristas no quieren “blindarlo”, el proceso puede desembocar en su salida definitiva de la Fiscalía, donde es posible que pocos lo echen de menos.

La obsesión de Donald Trump

En materia de empecinamiento de un líder que somete la institucionalidad a su testarudez, hemos tenido anoche un ejemplo en gran escala: el discurso a la Nación de Donald Trump. Después de presentar la frontera mexicana como la antesala del infierno, Trump reiteró que no permitirá que se reabra el gobierno si la oposición demócrata no aprueba una partida de 5,700 millones de dólares para construir un muro de 3,500 kilómetros.

El argumento principal es el de la seguridad nacional y la lucha contra la criminalidad, aunque los servicios de inteligencia afirmen que no hay evidencia de que esa frontera haya sido utilizada por terroristas. Maestro del populismo, Donald Trump se preguntó: “Si el muro es una mala idea, porqué tantos políticos ricos construyen muros en torno a sus domicilios?”.

Queda claro que el fanatismo no tiene fronteras ni color político. Lo confirma el régimen venezolano que declara “traidor a la patria” a todos los que se plieguen a las medidas adoptadas por el Grupo de Lima. ¿Sabrá Nicolás Maduro lo que quiere decir traición, y peor aún Patria?

Las cosas como son

¿Qué opinas?