Rosa María Venegas, excongresista y asesora de Pedro Chávarry, ingresó a una oficina lacrada por el fiscal. | Fuente: RPP Noticias

Después de que el fiscal José Domingo Pérez allanara la oficina de Juan Manuel Duarte en el noveno piso de la sede principal del Ministerio Público, la excongresista y asesora del fiscal de la Nación, Rosa María Mercedes Venegas Mello ingresó sin autorización al ambiente y retiró documentos.

Según denunció el fiscal coordinador del Equipo Especial del caso Lava Jato, Rafael Vela Barba, los ambientes allanados fueron violentados. “[Hay] Un video en el que se ve que se han violado estos precintos de seguridad y ha desaparecido, seguramente, importante información", dijo Vela.

Los fiscales y Personal de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad (DIVIAC) identificaron a los escoltas Hugo Gerardo Robles Chong, Juan Víctor Arias Contreras y James Durand Rodríguez Zavaleta y a la asesora Rosa María Mercedes Venegas Mello como las personas que ingresaron al ambiente resguardado.

En Ampliación de Noticias, la excongresista y asesora del Fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, admitió que ingresó a la oficina lacrada por la Fiscalía. Según su versión, ella quiso “preservar los documentos que se encontraban en el despacho del doctor Duarte que me pertenecían, que si se conocieran iba contra mi privacidad y mi intimidad”.

Los presuntos delitos

RPP Noticias consultó con los abogados penalistas Karin Fernández y Huber Huayllani para conocer qué delitos habría cometido la asesora de Pedro Chávarry al incurrir en esta acción.

El abogado Huayllani, del estudio Linares, indicó que Rosa Venegas habría incurrido en la conducta de “atentado contra documentos que sirven de prueba en el proceso”, comprendido en el artículo 372 del Código Penal. Según explicó, esta acción tiene que ver con la toma de documentos que fueron lacrados de una oficina allanada la cual era parte de una investigación fiscal.

Además, dijo que otro delito que se configura es el de encubrimiento real.

“El artículo 405 [del Código Penal] imputa la conducta al que dificulta la acción de justicia, procurando la desaparición de pruebas de delitos. Esos documentos son parte de investigación. Esta señora toma los documentos ilegalmente sin autorización de una oficina que no le pertenece a ella, sino a otra persona”, dijo.

La penalista Karin Fernández también coincide y señala que Rosa Venegas pudo haber cometido el delito de encubrimiento real, que significa “ingresar o impedir que la autoridad pueda tener pruebas, es decir borrar del escenario judicial de esta investigación, esas pruebas”.

“La señora Rosa Venegas al ingresar a una zona lacrada está cometiendo al menos el delito de encubrimiento real. Es una zona aislada del resto de zonas, porque en esta zona se ha encontrado o se pretende encontrar pruebas que podrían servir de sustento de una investigación penal. […] Nadie puede ingresar a esta zona”, manifestó.

Según el Código Penal, el delito de encubrimiento real tiene una pena “no menor de dos ni mayor de cuatro años”. Sin embargo, los penalistas coinciden que la investigación al estar enmarcada en la investigación de lavado de activos por organización criminal existe un agravante, por lo que la pena se elevaría de siete a 10 años.

Por otro lado, Huayllani indicó que el personal de resguardo del ambiente lacrado podría recibir una imputación referida al delito de desobediencia a la autoridad.

“Esto significa que desobedece la orden legalmente impartida por un funcionario público en el ejercicio de sus atribuciones. Los fiscales José Domingo Pérez y Vela Barba han determinado el resguardo de una oficina que ha sido allanada. En este caso, ellos han desobedecido esa orden impartida”, indicó.

Fernández también considera que esta actitud puede ser considerada como desobediencia a la autoridad. “Con respecto a las personas que dejaron entrar a la asesora, se deberá investigar cómo fue y por qué dejaron que ingrese. […] Eso va a hacer materia de investigación. Sin duda alguna van a ser sometidos a investigación administrativa, porque su labor era no dejar de custodiar esta zona”, estimó.


¿Qué opinas?