El Tribunal Constitucional actual tiene seis miembros con mandato vencido. Según la Constitución, el Congreso debe elegir a sus reemplazos, pero el proceso ha sido cuestionado por presunta falta de transparencia. | Fuente: Andina / Archivo

El Gobierno de Martín Vizcarra presentó este lunes el proyecto de ley con el que exige al Congreso mayor transparencia en el proceso de elección de magistrados del Tribunal Constitucional. En concreto, la iniciativa plantea modificar la actual Ley Orgánica de esta institución autónoma; una variación que ha sido -como se recuerda- sometida a cuestión de confianza por el Ejecutivo.

En el anuncio del viernes, Vizcarra y, posteriormente, el presidente del Consejo de Ministros, Salvador del Solar, señalaron que se buscará un procedimiento “plural, público y transparente”. Precisamente, en su formulación la iniciativa propone lo siguiente:

1. Representación de todas bancadas. En la vigente Ley Orgánica del TC, el Congreso debe formar una Comisión Especial con siete o nueve congresistas para seleccionar a los candidatos. No obstante, el proyecto del Ejecutivo sugiere que exista un representante por cada grupo parlamentario. Es decir, si actualmente el Parlamento tiene doce bancadas, el número de miembros de esa Comisión Especial sería de doce. 

2. Los debates para la selección serían públicos. La normativa actual no exige que las sesiones de debate y selección sobre las candidaturas sean públicas. La Comisión Especial solo está obligada a publicar la convocatoria y la lista de sus candidatos en el diario oficial El Peruano cuando aplica un proceso de selección ordinario. Con el proyecto del Ejecutivo, las sesiones no solo serían públicas, sino también podrían ser observadas por la Defensoría del Pueblo y otras asociaciones civiles. Por otro lado, la convocatoria, las propuestas y los nombres de los seleccionados tendrían que publicarse también de modo virtual, en el portal web del Congreso. Con esta ampliación de medios de publicación se buscaría que la ciudadanía tenga mayor oportunidad de oponerse a algún candidato, mediante la formulación de tachas.

3. Otras instituciones tendrían que respaldar las propuestas. Cada candidato al TC podría presentar sus propuestas a la Comisión Especial solo si estas cuentan con el respaldo de una o más instituciones. 

4. Las entrevistas a los candidatos también serían públicas. El proyecto incorpora la disposición de que la Comisión Especial entreviste a cada postulante apto en una audiencia pública. Las preguntas que se formulen deberán estar relacionadas con su trayectoria personal, profesional y su postura jurídica en determinados temas. 

5. Los candidatos serían votados por orden de méritos. De acuerdo con el proyecto, el Pleno del Congreso debería votar en sesión pública por cada candidato en el orden de la calificación que obtuvo en el proceso. Esto, luego de siete días de aprobada la lista final de aspirantes.

6. Se prioriza la renovación de los miembros más antiguos. El proyecto del Ejecutivo también prevé situaciones en las que varios magistrados del TC hayan vencido su mandato. Si esto ocurriera, la iniciativa precisa que los reemplazos se eligen tomando en cuenta la antigüedad de la designación o de la colegiatura del saliente. 

¿Qué opinas?