Administrar una "Smart Home" requiere utilizar aplicaciones o comando de voz para controlar las acciones | Fuente: Samsung

Una manera divertida de renovar la decoración en casa, aprovechando el Black Friday 2018, es utilizar dispositivos conectados a Internet. Hoy se puede construir un pequeño ecosistema de gadgets IoT (Internet of Things o Internet de las cosas) que responda a nuestras necesidades, y que se adapte a nuestra rutina.

¿Para qué necesitaría convertir mi casa a Smart Home?

La implementación de la "casa inteligente" debe ser progresiva, y analizando la necesidad a satisfacer | Fuente: Aron Photo,LLC | Fotógrafo: AronPhoto.com

 La primera ventaja diferencial es la simpleza. No es necesario, en algunos casos, comprar cosas nuevas que sean “Smart”, pues hoy podemos utilizar gadgets más pequeños para convertir en “Inteligentes” aquellos dispositivos que no cuentan con estas características. Además, una buena implementación para convertir tu departamento o casa en “Smart” demandará menor esfuerzo a futuro para adaptar nuevos equipos a este sistema, gobernado por tu teléfono o Tablet.

¿Una Smart home consume mucho ancho de banda?

Sí y no. Son situaciones reactivas, en la mayoría de los casos. Es decir, algunos solo se conectan a Internet para una tarea específica, y no traslada gran cantidad de data. Sin embargo, hay otros dispositivos que sí generan un consumo fuerte de ancho de banda, sobre todo porque se usan para transmitir contenido multimedia.

Por otro lado, es importante señalar que, en algunos casos, la seguridad de este tipo de gadgets aun no está garantizada. La idea no es migrar toda tu casa a una experiencia “Smart” integral, pero puedes utilizar recursos específicos para potenciar una parte de tu casa.

¿Qué puedo convertir en “Smart”?

Dispositivos sin conectividad podrán unirse a la red WiFi de casa con adaptadores | Fuente: TP-Link

Tus enchufes. Para poder programar tu cafetera favorita en la mañana, o controlar el uso de una lavadora a distancia, podemos utilizar tomacorrientes inteligentes para activar estos aparatos. Una buena opción es la de Belkin con su Wemo Mini Smart Plug, que te permite añadir los enchufes a la red wifi. [LINK]. Si lo tuyo es usar extensiones, o supresores de pico, TP LINK tiene una solución que integra hasta 6 enchufes. Así, podrás programar cada slot con un equipo diferente que reaccionará de manera independiente en la red. Imagina tu tostadora y tu cafetera funcionar en diferentes momentos de la mañana. [LINK]

Tu televisor. Si cuentas con una tele “No Smart”, y quieres ver tus series de Netflix o videos de YouTube en ese dispositivo, hay varias opciones. Una de las más sencillas es el ChromeCast de Google, un adaptador que se conecta a tu red de casa y traslada el contenido multimedia de tu teléfono o Tablet a tu TV. [LINK] Ahora, si lo que buscas es algo con control remoto, y que te permita una navegación sencilla, busca un Roku. Este sistema integra aplicaciones populares (de hecho, tienes Netflix, YouTube, Google Play Películas, Claro Video, Amazon Prime y hasta Spotify) y te permite desplazarte por un menú muy sencillo. Hay ediciones para TV 1080 [LINK], para televisores 4K [LINK] y uno que aprovecha el HDR de los nuevos televisores [LINK]. Una gran manera de convertir de lleno tu televisor a Android TV, es la Xiaomi Mi TV Box. Con este pequeño dispositivo, podrás acceder a las aplicaciones Android con tu cuenta de Google, y disfrutar de más contenido. [LINK]

Puedes convertir un televisor tradicional en un Smart TV con un adaptador ROKU, un ChromeCast o un TV Box | Fuente: ROKU

Tus focos. Seguramente has visto esto antes. La iluminación de la casa, cambiando de color con un comando de voz o desde una aplicación del teléfono. Pues, es posible con varias marcas. Una de las más desarrolladas es Phillips, con su saga HUE. Estos focos pueden cambiar de color para notificar mensajes de redes sociales, alertar de una presencia en la puerta de la casa, cambiar de color en cierto momento del día o cualquier otro uso que encuentres [LINK]

Tus parlantes. Casi nunca encontramos un buen sistema de sonido que tenga conectividad a Internet. Suelen ser muy caros, o no entregan la mejor calidad de audio. Para evitar hacer un gasto doble, si es que ya tenemos un buen sistema de audio en casa, basta con conseguir un adaptador WiFi para los parlantes. AudioCast funciona como el ChromeCast de Google, pero para equipos de audio. Basta con conectarlo a la entrada auxiliar y listo, ya podemos reproducir música de Spotify, Tidal o la de nuestro smartphone en el equipo mediante la red inalámbrica. [LINK]

¿Qué opinas?