MorgueFile

Las constantes peleas entre los adolescentes y sus padres podrían tener una explicación neurocientífica gracias a nueva evidencia hallada.

Un grupo de 32 adolescentes entre 14 y 22 años fueron invitados a un laboratorio donde se pudo mapear su actividad cerebral. Los jóvenes escucharon dos clips de 30 segundos de sus propias madres criticándolos.

Al escuchar las críticas de sus madres, el cerebro de los jóvenes mostró más actividad en las áreas relacionadas a las emociones negativas, pero redujo su actividad en áreas relacionadas al control emocional y el tomar en cuenta el punto de vista de los demás.

Por ello, el grupo mixto de investigadores de las universidades de Pittsburg, California-Berkeley y Harvard liderado por Kyung Hwa-Lee concluyó que en cierta manera, el cerebro de los adolescentes "se apaga" cuando escucha las críticas de su madre.

Más información del estudio puede ser encontrada en inglés aquí.