La prohibición para la aplicación de visas H-1B impidió la contratación de talento desde empresas tecnológicas
La prohibición para la aplicación de visas H-1B impidió la contratación de talento desde empresas tecnológicas | Fuente: Unsplash | Fotógrafo: Nitish Meena

El gobierno de estados Unidos anunció que el bloqueo de las aplicaciones bajo la visa laboral H-1B, aplicado durante la administración de Donald Trump, ha terminado el pasado 31 de marzo. Con esta restricción, las firmas tecnológicas tuvieron serios problemas para el reclutamiento de talento internacional, un esquema que permitía a Apple, Google y otras compañías incorporar nuevos recursos a su staff.

La decisión asumida por el gobierno de Trump respondía, de acuerdo con el anuncio, a un mecanismo para frenar el desempleo de los estadounidenses debido a la pandemia, y buscaba priorizar la contratación de personas nacidas en ese país frente a la solicitud constante de extranjeros para aplicar a un trabajo en Estados Unidos.

En ese momento, líderes tecnológicos como Tim Cook – CEO de Apple – se pronunciaron enérgicamente en contra de la medida: “Como Apple, esta nación de inmigrantes siempre ha encontrado fuerza en nuestra diversidad y esperanza en la promesa perdurable del Sueño Americano. No hay nueva prosperidad sin ambos. Profundamente decepcionado por esta proclamación”.

Con el retroceso de esta prohibición, estudiantes que participaban en programas de trabajo y ejecutivos de grandes corporaciones podrán volver a solicitar vacantes en empresas de EE. UU., un tratado que impacta positivamente en ambos lados. Esta medida no contempla la aprobación de solicitudes enviadas durante el mandato de Trump, por lo que aquellos que aplicaron a una visa deberán volver a hacerlo.