Una gran cantidad de mujeres no denuncia el acoso por temor a ser mal vista | Fuente: Getty Images

La aplicación móvil ¡Para!” (una función extra de DigiPolice), lanzada por la policía japonesa a inicios de este año, se ha convertido en una de las más descargadas del país asiático.

Esta app busca que las mujeres víctimas de acosadores y manoseadores en el metro de Tokio puedan alertar a otros pasajeros en el acto sin pronunciar palabra.

Keiko Toyamine, responsable del departamento de la policía afirma que “la aplicación ha sido descargada unas 237 mil veces”, cifra inusualmente elevada para un programa de servicio público. Se creó debido a los más de 900 reportes de acoso denunciados durante el 2017 en estas vías.

La cultura japonesa ha formado a ciudadanos que no conversan en los metros, sino que interactúan con el celular en todo momento. La víctima puede utilizar ¡Para! para reclamar sin temor a ser mal vista por los demás pasajeros. La aplicación pone en marcha un mensaje vocal a todo volumen o aparece en la pantalla un mensaje SOS que pueden mostrar a sus vecinos con el texto: "Hay un agresor. Ayúdeme".

El caso japonés es “la punta del iceberg”, menciona Keiko. La mentalidad sexista está muy anclada en esta sociedad, llegando al punto de crear vagones exclusivos para mujeres durante las horas punta y con cámaras instaladas para evitar el manoseo.

Hay "manoseadores" en los transportes públicos de cualquier ciudad del mundo", apunta Akiyoshi Saito, un asistente social que estuvo a cargo de unos 800 agresores como parte de un programa de reinserción. En este contexto -añade- la aplicación es positiva para las víctimas "silenciosas", porque "los depredadores toman como blanco principalmente a las que parecen tímidas y reticentes a presentar una demanda".

Los que resulten culpables de estos delitos pueden ser condenados a seis meses de cárcel y a una multa de hasta 500 mil yenes o 4.460 dólares.

(Con información de AFP)

¿Qué opinas?