Este es el Huawei Mate 20 Pro, nuevo alta gama de Huawei | Fuente: RPP

Este año ha sido peculiar para Huawei. En París vimos un P20 Pro que destruía a la competencia con su modo nocturno impecable, impulsado por inteligencia artificial. En China vimos una marca realmente comprometida con el alto estándar de construcción y la aplicada fijación en los detalles de su enorme línea de producción. Ahora nos tocó Londres como escenario de un reto lanzado a las constructoras más importantes del mercado: “Hola, soy Huawei. Soy una marca china, pero hoy tengo un teléfono que va en serio”. Esta es mi reseña del Mate 20 Pro.

Un diseño moderno, basado en lo ancestral

Estamos ante un nuevo perfil en los bordes de ambos equipos, tomando como inspiración a los faros delanteros de los autos modernos. Tanto en la parte delantera como en la tapa que lleva los sensores fotográficos, las líneas curvas y estilizadas resaltan a la vista. Los ingenieros de Huawei explicaron que este dispositivo tiene un coeficiente de arrastre de 0.23cd, lo que permite lograr este diseño “en flujo”.

 Al agarre, el Mate 20 Pro de Huawei calza delicioso en la mano, y es menos resbaladizo que el mismo P20 Pro. Debo decir, honestamente, que se parece mucho a un Samsung Galaxy S9 Plus. Los bordes de la pantalla, el tamaño, incluso los bordes de aluminio, todo el concepto de construcción me evoca a Samsung. Ya cuando veo la parte trasera, el S9 desaparece en el color Twilight mejorado.

Para complementar el trabajo en hardware, Huawei incorpora un glorioso color “Emerald Green”, inspirado en una milenaria actividad artística china llamada “Tian-Tsui” o “adornado con esmeraldas”. Este es uno de los distintos tipos de arte chino que los artesanos imperiales solían utilizar, creado al exhaustivamente pegar plumas de “Kingfisher” en joyería a modo de adorno. Antes de que Huawei reviviera esta técnica artística tradicional china, el tian-tsui había sido prácticamente olvidado, ya que la mayoría de las obras ilustran esta técnica se encuentran en la Ciudad Prohibida de Beijing. Huawei utiliza sus técnicas pioneras en cuanto a diseño óptico para producir una textura suave en el vidrio.

Creado bajo 48 procesos de manufactura, la parte trasera de la serie Mate 20 incorpora múltiples capas de filtros ópticos ultradelgadas de 0.4 m. Esta superficie con textura le permite al dispositivo tener un mejor agarre, a la vez que repele el sudor o la grasa de los dedos. Es decir, el dispositivo mantiene un aspecto limpio aun cuando ha sido utilizado durante mucho tiempo.

En diseño, supera por mucho al Mate 10 del año pasado, y reta de frente al bonito P20 Pro. Los detalles, sin embargo, no serán del agrado de todos. SI bien mejora la protección contra el polvo y el agua a IP68, se ha reordenado parte de sus componentes. Por ejemplo, no hay parlante visible en la parte inferior, sino que está integrado al puerto USB-C de carga y datos. Cuando escuchas música con el parlante, y quieres cargar tu equipo, el sonido va menguando un poco. Es inevitable, a pesar de contar con un parlante estéreo al lado del lente delantero.  Debido a este “reacomodo”, la bandeja nano SIM pasa a la base, junto a este puerto. De hecho, esta bandeja nano SIM ahora permite el uso de una memoria nueva, la NM Card.

Para hablar de la NM Card, hay mucho que considerar. Este es un intento más de una empresa por empujar un estándar, apelando a la innovación y el aprovechamiento de espacio. A diferencia de la transición de la microSIM a la nanoSIM, en donde solo debíamos cortar el chip a la medida correcta o conseguir un nuevo nano chip a un costo realmente bajo, aquí no podemos cortar nada ni cambiar nada. Si tienes una vasta colección de microSD de alta capacidad, ya no importa. Tendrás que comprar una nueva si quieres ampliar la memoria interna del equipo. Este partnership entre Huawei y Toshiba busca un nuevo norte en el aprovechamiento del espacio interno en los smartphones. ¿Buena idea? Sí ¿Se hubieran esperado un poco para hacerlo todos juntos, y así no tener problemas migrando capacidades de una tarjeta a otra de menor tamaño que no cuenta con compatibilidad con adaptadores, y volver a comprar almacenamiento similar para llevar a todos lados y poner en los dispositivos que nos den la gana? También.

Fuera de este “pequeño” tema, es un gran equipo y se siente muy bien a la mano. Punto.

Una pantalla que sorprende por varias razones

Si hay una diferencia notable entre el Mate 20 “regular” y el “Pro”, esa es la pantalla. Además de la resolución, que por fin nos entrega un panel QHD+, Huawei decide hacer uso de otro partner: BOE. Esta marca china, fundada en 1993 y centrada en la tecnología LCD, es la encargada de enfundar paneles en todo el catálogo del Mate, hasta el Porsche Design y el Mate X. Este acuerdo fue anunciado en mayo de este 2018, y ahora vemos el resultado de esta alianza.

Para empezar, tenemos un sensor de huella dactilar debajo de la pantalla. De hecho, ya habíamos explicado cómo funciona el sistema, y en el caso del Mate 20 Pro funciona de manera muy decente. Ojo, digo decente sin ánimo peyorativo. En este caso específico, la tecnología que añade Huawei al panel trabaja bien, aunque tiene algunos detalles que mencionar. Cuando estamos bajo luz directa, es muy difícil ubicar el lugar del sensor que, por cierto, está casi bajo el medio de la pantalla. Otros paneles, por ejemplo, cuentan con este aditivo más cerca al borde, o cuentan con una base mayor de acción. Aquí solo contamos con un espacio del tamaño de un sensor típico.

Eso no quita que sea un placer verlo trabajar. Suele ser un abrebocas en reuniones cuando la gente alucina con el desbloqueo desde la pantalla. Ahora, de noche no se atenúa. Si quieres desbloquear el equipo a las 3 de la mañana, esa luz verde agua será realmente intensa.

En el tema de calidad de imagen, es indiscutible la precisa reproducción de colores y el nivel de contraste. Es un placer disfrutar de contenido de Netflix, YouTube y todo tipo de plataforma de streaming. Es una pantalla calibrada por encima del 100% del DCI-P3, por lo que la hace compatible con contenido HDR. Lo bueno es que también podemos ajustar la intensidad de color, directamente en el menú de PANTALLA. Así, los colores tendrán menos saturación en la interfaz, pero recupera ese color en reproducción multimedia. Respecto a los toques involuntarios, debido al borde pronunciado, no hay nada que reportar. Es un buen panel, y no ha sufrido daño desde que lo vengo usando. Cabe añadir que no trae el tradicional protector sobre pantalla, y aún no pruebo la sensibilidad del sensor con un vidrio protector colocado. Ya lo sabremos pronto. 

EMUI 9 con menos Pie de lo que hubiéramos querido probar

Cuando llegó EMUI 5, corría Android 7. Así de confuso fue el tema, antes de que Huawei ordenara la nomenclatura de su interfaz y personalización EMUI y la emparejara con la versión de Android vigente. Desde Android 8, hay EMUI 8, y con Android 9, hay EMUI 9. Así de simple.

Y simple es, seguramente, la primera gran idea detrás de este ligero cambio en la capa que usa Huawei para añadir sus íconos, temas y movimientos. Lo más importante, sin duda, es la capacidad de tener gestos. No es propio de Huawei, sino de Android, pero hay un ligero giro de tuerca, respecto a lo que vimos en la versión Stock de Android 9 Pie. Ahora, y gracias a esta nueva versión, podemos prescindir de los tradicionales botones de navegación y usar los gestos para deslizarnos en el entorno Android.

Así funciona EMUI 9 con los gestos de Android 9 | Fuente: RPP

 Con un corto swipe hacia arriba, regresamos al escritorio.

Con un swipe hacia arriba sin soltar, abrimos la multitarea.

Con un swipe desde el lado derecho, retrocedemos una página en las aplicaciones que usamos.

Con un swipe desde abajo, pero casi pegado al borde, abrimos el asistente de Google.

Lamentablemente, perdemos las opciones de multitarea y carrusel rápido que encontramos en los Pixel con la misma versión de Android 9. La captura de pantalla también ha mejorado, y ahora podemos usar swipes para decidir qué hacer con ese contenido.

Hacia arriba, compartimos la captura.

Hacia abajo, capturamos con desplazamiento.

Hacia los lados, guardamos la captura sin otras acciones.

Esta versión de EMUI resume muchos pasos, respecto a la versión 8. Todo parece más a la mano, más simple, más cercana al usuario. Incluso, los pequeños detalles sobre el color saltan a la vista. Las curvas en el diseño, los colores pastel en gran parte de las herramientas, todo el ajuste estético se aprecia sin problemas. Mantenemos los gestos con los nudillos, la captura de video, el Huawei Share que gana en velocidad, EMUI PC de manera inalámbrica, y todas esas variables que ya habíamos esperado desde la presentación.

El otro gran apartado del equipo es la Inteligencia Artificial. Mucho de ello ha sido implementado en la cámara, de la que ya hablamos aquí. Sin embargo, hay mucho software pendiente en el equipo, en comparación a lo presentado en la Keynote de Londres: la realidad aumentada, ajustes sobre el rendimiento y mucho del software de cámara aun no se implementa en la versión de prueba que tenemos, así que nos queda esperar a que lleguen en una futura actualización, o ya venga incorporada en los equipos que se vendan en unas semanas. No por eso el equipo decae. A pesar de ser una versión preliminar, se ha portado realmente bien.

 Ya habrá momento de detallar las implementaciones de Huawei en este punto, pues mucho de lo que hemos visto es propio de Android: la pantalla de bienestar, la nueva opción de decoloración de la pantalla para ayudar a conciliar el sueño, los gestos. Casi todo lo que he revisado del equipo es propio de Android, pero hay mucho que esperar en el siguiente update.

Un dragón con tres ojos y mucha inteligencia

Es el terreno en el que Huawei no ha querido bajar la guardia en los últimos años. Son, seguramente, los que más han empujado al mercado de la fotografía computacional como bandera. Ya desde el Mate 10 del año pasado, el boost que gana el equipo por software es notable, con herramientas específicas para reconocimiento de imagen y seteo veloz en diferentes condiciones. Ya con el P20 Pro, la asistencia por inteligencia artificial incorporó un majestuoso modo noche a la fórmula del triple lente, logrando fotos de calidad incluso en situaciones muy complejas de luz y juntando las ventajas del zoom sin pérdida con el lente monocromo y su capacidad de capturar luces y sombras como ninguno.

El Mate 20 Pro llega a romper eso, y añade un factor de emoción a lo que ya conocemos.  Primero, reordena la distribución de los tres lentes en un cuadrado, complementado por el flash a dos tonos. La configuración del sistema de lentes no me gusta, me parece menos estético de lo que puso Huawei en el P20 Pro, o incluso en el Mate 10 del 2017. Es un tema de gustos, no tiene nada que ver con el funcionamiento. En ese punto, encontré un nuevo favorito.

A diferencia del P20 y P20 Pro presentados en París, Huawei cambia la estructura de su sistema fotográfico a un nuevo sensor gran angular. Este nuevo sensor amplio lleva 120 grados de visión, superando a lo presentado por LG en su G7 de este año con 107 grados de visión. Si bien no es un tema nuevo, es importante ver cómo Huawei comienza a desprenderse del sensor monocromo y jugar con nuevas opciones orientadas a la creación de contenido.

Ambiente con poca luz y usando el gran angular del Mate 20 Pro | Fuente: RPP

Además de la calidad fotográfica, Huawei añade un modo macro capaz de enfocar objetos a 2,5cm de distancia. Para los teléfonos de hoy, un acercamiento de 5 cm ya genera imágenes desenfocadas, pero en este nuevo Mate 20 eso no será un problema. La inteligencia artificial sigue mejorando la experiencia fotográfica del equipo, y hoy añade la opción “Master AI 2.0”, con la que busca asistir de manera eficiente a los usuarios.

Modo supermacro del Mate 20 pro | Fuente: RPP

Hace tiempo quería un teléfono que me permitiera usar un angular para fotos y videos. Ese placer lo encontraba siempre al usar un LG, como el G7 ThinQ, pero este Mate 20 Pro ha superado por mucho al sistema de los coreanos. Ya en este post había hablado de las cámaras del Mate 20 durante nuestro viaje a Londres, pero he tenido el equipo hasta la publicación de esta reseña, y he disfrutado de este juego de lentes. Afortunadamente, el lente angular se revitaliza con todas las herramientas de Inteligencia Artificial, la asistencia de captura y la fotografía computacional. Era un combo de ensueño que esperaba en un smartphone, y que provocó que llevara siempre un lente angula de clip para usar con el P20 Pro. Ahora, solo llevo el teléfono.

En el caso del video, mi desencanto es menor. Soy honesto en este punto: Huawei no es la mejor marca para grabar video. Sin embargo, hay tres mejoras considerables respecto al P20 Pro, un teléfono de hace medio año. Primero, el angular. Ya con eso, me convencí en un 50% que este equipo estaría en mi bolsillo mucho tiempo. Segundo, la inteligencia artificial añadida en el proceso de captura. Ahora tenemos un modo de coloración y de enfoque realmente interesante, y que encuentro útil y divertido de usar. Es la primera versión, así que no podemos esperar un gran resultado. Pero es algo mejorable por software, sin duda.

Toma gran angular con el Mate 20 Pro | Fuente: RPP

Los dispositivos ahora incluyen filtros cinemáticos, incluyendo la capacidad de realizar encuadres inteligentes y estabilización óptica impulsada por inteligencia artificial (AIS), permitiéndole hasta al usuario más novato el crear películas increíbles.

La función de rastreo basada en IA (AI Tracking) les permite a los usuarios el manualmente seleccionar el objeto a enfocar al momento de grabar un video. Una vez que la cámara del Huawei Mate 20 enfoca a un objeto de forma fija, el usuario puede cambiar el zoom o aumento de 0.6x a 5x, manteniendo un rango de aspecto constante. Esto le otorga al usuario muchas más opciones para manipular el encuadre y así producir efectos cinematográficos cuando así lo desee.

Selfie en modo retrato de noche con el lente delantero del Mate 20 Pro | Fuente: RPP

Después de analizar decenas de miles de obras cinematográficas, el NPU Dual impulsando a este nuevo dispositivo es capaz de soportar ajustes de color en tiempo real, incluyendo el tono, la saturación y el brillo. Algunos modos preestablecidos están disponibles, incluyendo: “nostalgia mode, vibrant mode y mystique mode”. Además, la serie Mate 20 puede identificar y aislar los colores de un sujeto con tan solo reducir la saturación de todo lo demás a su alrededor.

La cámara delantera anda bien, y ha mejorado respecto a otras versiones. Lamentablemente no es aun la cámara delantera que esperamos, más equilibrada respecto a lo que ofrecen los lentes principales. Aun hay mucha distancia entre ambos, y se nota. Mucho. Incluso el Nova 3 tiene un mejor sistema de HDR en ese lente, frente a lo que puede hacer el Mate. Lo peor es que la pantalla tiene tanta calidad de detalle, que evidencia la falta de detalle del lente. El P30 debería remediar eso.

Inteligencia Artificial en todo y potencia para los juegos

El nuevo procesador Kirin 980 ha llegado a reafirmar todos los rumores acerca de su desempeño. Gracias a su estructura 2x2x4, en donde se acomodan 8 núcleos de diferente potencia en una arquitectura basada en 7 nanómetros, Huawei implementa un doble chipset para el proceso neural. El Kirin 980 también el primer procesador comercial en utilizar los núcleos de alto desempeño Cortex-A76.  El GPU del Kirin 980 es tan poderoso como el resto del conjunto. Cuando el equipo detecta que un juego está corriendo, de forma automática aumenta la velocidad para brindar la más alta calidad en experiencia de gaming. El desempeño combinado del CPU y GPU garantiza que incluso si un usuario utiliza una aplicación de comunicación de un tercero mientras juega, la experiencia continuará siendo de primera.

El teléfono es indomable. Es una de las experiencias más veloces de Android, a pesar de EMUI. No hay latencia en nada: aplicaciones, navegación, juegos, multitarea, todo lo que tocas se abre. Para empezar, la calidad de las llamadas y la conectividad son impresionantes. La transición de wifi a redes se ha suavizado tanto que nunca pierdes conexión. NUNCA. La cancelación de ruido en los micrófonos ha mejorad considerablemente. De hecho, varios bytes del episodio de METADATA en Londres fueron grabados con el Mate 20 Pro. No hay nada que este teléfono no pueda enfrentar.

El sensor de huellas bajo la pantalla me deja impresiones mezcladas. Por un lado, me encanta el abrebocas que es, pues la gente mira admirada cómo un teléfono es capaz de hacer eso. Bueno, es algo que se volverá muy común en algunos años, por lo que no será una exclusividad en absoluto. Sin embargo, el punto verde que emana el sensor al presionarlo es capaz de cegarte en medio de una oscura noche. La pantalla OLED puede reducir su brillo, pero la pantalla bloqueada no logra menguar el lugar del sensor. Es una luz verde agua que no tiene manera de removerse, por lo que tendrás que acostumbrarte a convivir con eso cuando destrabes tu smartphone en la madrugada.

La calidad de audio es realmente buena con audífonos, pero el sonido de los parlantes suele menguarse un poco. No es un teléfono ruidoso, y creo que hasta el P20 Pro suena más fuerte. Además, el puerto USB-C aloja el pequeño speaker, y cuando coges el teléfono para jugar o ver una película, tapamos involuntariamente el puerto y se reduce la salida de audio.

La experiencia del equipo es integral, a diferencia de las versiones anteriores de Huawei. A veces, se me antojaba solo sacar el Huawei P20 Pro para tomar fotos, y luego regresaba al Note 9, por ejemplo. Aquí no, aquí siento que es un equipo balanceado, casi perfecto. El desbloqueo facial funciona realmente bien, y se vuelve más seguro por la enorme cantidad de componentes que integra ese notch más largo.

Carga abundante, carga rápida, carga inalámbrica, carga reversible

La autonomía de Huawei ha venido mejorando con los años, y el Mate 20 ha impulsado un nuevo estándar. En el Mate 20 tradicional llegamos a 4000 mAh, mientras que en el modelo Pro tenemos 4200 mAh, superando el tope inicial de la categoría. Además de dotar a sus equipos de tanta energía, Huawei estrena el sistema Super Charge 2.0, para superar sus propios récords de carga. Hasta la versión actual, los equipos de gama alta compatibles con este sistema podían lograr flujos de carga de hasta 59% en media hora. Hoy, Huawei promete hasta un 70% en el mismo tiempo. De fábrica, el equipo viene con un cargador de 15 watts que integra los microchips necesarios para este aditivo. En serio, carga muy rápido.

Sin embargo, la carga rápida era una de las solicitudes recurrentes en los usuarios de Huawei. Ya la habíamos visto habilitada en el Mate RS, presentado en París junto a la línea P, pero hoy añade un factor de cambio: la carga reversible. Ahora, mediante USB o la propia base del equipo, se puede transferir carga inalámbrica desde el propio Mate. Digamos que tu iPhone Xs, un S9 de Samsung o un LG G7 se quedaron sin energía. Basta colocar estos dispositivos en la espalda del Mate 20 y comenzará la carga inalámbrica, tomando el poder del Mate 20 y transfiriendo carga a los otros dispositivos. Si bien la carga reversible no es nueva en Android, la carga inalámbrica reversible resulta interesante como valor añadido.

Ahora, es un poco "engañamuchachos". No funciona al primer contacto, debes buscar el sweet spot. Además, no carga  de manera tan veloz. Es un gran truco para fiestas y reuniones, pero será de muy poca utilidad en el mundo real. No me malentiendas, es una GRAN INNOVACION QUE UN TELEFONO PUEDA HACER ESTO. Pero no es algo que cambiará a la industria para siempre. No.

Aterrizando la experiencia de carga y descarga, he tenido jornadas realmente largas con él. Desenchufaba el equipo a las 6:20 de la mañana, me mantuve lejos de los enchufes hasta las 8 o 9 de la noche, y aún mantenía 35% de batería. Si bien no parece sorprendente, lo bueno es que el equipo no perdía potencia. Además, si te olvidas de cargar el equipo en la mañana, te duchas y el Mate 20 Pro habrá cargado un 40% sin problemas. La promesa en velocidad de carga se cumple, y con creces. Es algo que sí cambia tu rutina, ya no parece imposible almacenar energía en poco tiempo. Ya es una realidad.

¿Vale la pena?

Desde iOS. Hay algunas ventajas respecto al iPhone Xs y Xs Max. Más cámaras y combinaciones permiten mayor flexibilidad, sin tener que pagar por accesorios. La batería y todo el sistema de carga es más eficiente que el del iPhone. Sin embargo, el iPhone es un equipo sólido en su ecosistema de apps y grabación en video. Además, la cámara delantera del iPhone es un poco mejor que la del Mate 20 Pro en resultados.

Desde Samsung en gama alta. El S9 y el Note 9 son muy parecidos en diseño, e incluso llevan certificación IP68, tal y como este Mate. También cuentan con carga inalámbrica, y desde hace buen tiempo tiene la mejor pantalla del mercado. Además, el Snapdragon 845 permite que estos equipos lleven radio, a diferencia del Mate 20 Pro que no la tiene. El Mate 20 Pro los supera en autonomía, y por mucho. En video, aun Samsung trabaja mejor, pero la calidad fotográfica del sistema LEICA sobrepasa a la apertura variable de los coreanos. Por otro lado, la línea alta de Samsung tiene puerto de audífonos, además de tener slot de microSD. En esta lucha, tendrás que hacer una lista de pros y contras.

Desde un P20 Pro. Dificil. El P20 Pro sigue siendo un tremendo equipo, y cuenta con un hermoso juego de cámaras y una tremenda vida útil. Este Mate 20 Pro mejora la protección, la carga rápida, la velocidad, el rendimiento, casi todo. El asunto está en que esas diferencias no son distantes, sino muy cercanas.

A pesar de esas dudas, Huawei ha hecho su mejor teléfono hasta hoy. Entusiasma ver que ya hay riesgos, que el camino es más independiente, que han crecido. Hay algo en el equipo que encanta, que da confianza. La combinación de todos los elementos, explicados en la reseña, hablan de una marca que cree, que se siente capaz de probarle al mundo que pueden. El Mate 20 Pro es un peldaño realmente sólido en el camino de los chinos por ser la marca más importante del mercado. Les falta, es evidente, pero entusiasma la tendencia. Es un teléfono que te va a acompañar mucho tiempo, y que te va a sorprender seguido.

¿Qué opinas?