Esta guía te ayudará a comprar un equipo de segunda mano | Fuente: RPP

A veces, comprar un equipo de segunda mano puede ser una salida rápida a una emergencia, o la única chance que tenemos de probar el smartphone que queremos. En esta nota dejamos pautas a tomar en cuenta cuando vayas a comprar un teléfono de poco uso.

Infórmate del equipo. Sea nuevo, de remate, o con puco uso, debes informarte sobre el equipo. En GSMArena, un site que recopila con gran detalle los smartphones disponibles a nivel mundial, podrás conseguir el modelo específico. Cada uno tiene ventajas y problemas, así que debes buscar información relevante, reseñas en video, opiniones y comentarios de compradores en tiendas en línea.

Accesorios que vienen en caja. Parte de a investigación requiere que revises videos de UNBOXING o desempaquetados originales, y así saber qué viene en la caja. Mientras menos componentes originales tenga el empaque que te ofrecen, podrás reducir el costo un poco.

Estado de la pantalla y los bordes. La pantalla no va a estar inmaculada, y es algo que debes entender de buenas a primeras. Es, seguramente, el componente más expuesto en un teléfono durante su uso. Si alguien le pone un protector, procura conseguir uno nuevo. Revisa los bordes, pues te puede dar una idea de la cantidad de caídas que el equipo ha tenido.

IMEI. Ahora que muchos países integran una lista negra, y que organismos reguladores dan de baja a los equipos con IMEI cambiado, es bueno que identifiques si el equipo mantiene su número de caja. A diferencia del número telefónico – el asignado al SIM -, el IMEI te permite identificar datos del constructor, el país y parte de la serie de fabricación. Muchos alteran el número para acceder a actualizaciones saltando restricciones regionales, pero altera la garantía. Hay buscadores de IMEI en Internet que te ayudarán a validar el número asignado. Puedes verlo marcando en el teclado de llamada “*#06#”, o revisando la bandeja SIM y los números en ella.

Actualización. Siempre debes preguntar en qué versión de sistema operativo se encuentra el equipo que estás comprando. Deberías alejarte, personalmente, de equipos con Android 4.4 o con iOS 9, debido a su incompatibilidad con las aplicaciones actuales, y la menor cantidad de opciones. De preferencia, busca Android 7 hacia arriba, o un iPhone 6s en adelante.

Precio actual de uno nuevo. Si vas por un equipo de segunda mano, debes conocer su precio actual en el mercado. De esa manera sabrás regatear el costo del equipo.

Revisa los conectores. A veces, las entradas para audífonos o el puerto USB suelen tener problemas. Siempre revisa la calidad de estas entradas, pues podrían estar dañadas por el uso.

Estado de la batería. La batería es uno de los elementos más inciertos, pues no sabes si llega al 100% de carga, o si mantiene la autonomía en todo momento. Para salir de dudas, puedes usar AMPERE, una aplicación que te permite conocer el estado de la batería en el teléfono. Es gratuita en Android, pero tiene un costo en iOS.

Tiempo de uso. Es importante preguntar cuánto tiempo de uso ha tenido el equipo antes de ser vendido. Lo ideal es que no haya tenido más de uno o dos meses de uso, pero esto puede variar en torno al tipo de uso. Si ha sido ocasional, pues puede variar entre 3 a 5 meses. Luego de un año, los problemas del equipo pueden ser un poco más evidentes.

Desvinculado. Si en el caso de Android podemos eliminar todos los datos con un “restablecimiento a fábrica”, en iOS hay pasos adicionales. Para desvincular un iPhone debes ingresa r a iCloud y desvincular del todo tu Apple ID de ese equipo, antes de poder venderlo.

Que esté reseteado. El teléfono no debe tener nada instalado, y debe llevarte a la pantalla de configuración desde que lo prendes. SI tiene apps preinstaladas, resetea el equipo en configuraciones.

No compres robado o en lugares clandestinos. Lo más importante es generar una cadena segura de compra y venta. Todos sabemos que hay lugares en donde podemos comprar teléfonos baratos, pero alimentar el circulo vicioso del robo no es la salida. A ti posiblemente te hayan robado un teléfono, y alguien más lo compró en el mismo mercado en donde tú conseguiste el actual. Así no se hace negocio, con el daño o la muerte. Es mejor contar con contactos de confianza o páginas de tiendas que ofrezcan productos con poco uso, en lugar de alimentar de manera tonta e irresponsable a la delincuencia.

¿Qué opinas?