Día de la Madre: La conmovedora carta que dejó la mamá de Carlitos en "Rugrats"

Melinda, mamá de Carlitos en "Rugrats", falleció cuando él era un bebé y dejó una emotiva carta para su hijo. Sin duda, uno de los mejores capítulos por el Día de la Madre

Melinda, la madre de Carlitos, le dejó una carta antes de morir. | Fuente: Composición

Más allá de ser consideradas series infantiles, los dibujos animados también pueden hacer reflexionar a la audiencia. En el Día de la Madre, recordamos uno de los capítulos más conmovedores que se dieron en "Rugrats".

Las aventuras de Tommy, Carlitos, Fili y Lili hicieron las tardes divertidas, para los niños de la década de los 90's, pero también hubo una historia que hizo derramar más de una lágrima a los televidentes. ¿Cuál era? Carlitos era el único niño del grupo que no tenía mamá.

En distintos capítulos de "Rugrats" se notaba que el pequeño pelirrojo se ponía triste al ver cómo sus amigos compartían con sus madres; sin embargo, al final de la tercera temporada, su padre acabó con esa pena.

El pequeño encontró una foto en blanco y negro de una señora, la tomó y se le mostró a su papá. Él no sabía qué decir y quiso guardar la imagen, pero la mamá de Tommy le dijo que era hora de que hablaran sobre ella.

Carlos llevó a su hijo al jardín y le contó las cosas que hacía Melinda, su madre, como plantar rosas y demás flores. También le enseñó el diario en el que había escrito un poema para Carlitos antes de morir:

“Mi dulce y pequeño Carlitos, pienso que tengo que dejarte.

Este poema es para decirte dónde siempre podrás encontrarme:

Cuando el viento sople suave esa será mi mano sobre tu rostro, y cuando el árbol te de sombra esa seré yo cubriéndote con mi abrazo.

Cuando sientas que el sol te queme, esa seré yo haciéndote cosquillas.

Cuando la lluvia te moje el cabello, esas serán mis lágrimas de alegría.

Cuando la hierba te envuelva, seré yo sosteniéndote fuerte.

Cuando las aves canten, esa seré yo susurrándote las buenas noches".

Esta es una de las historias más conmovedoras ya que nos hace reflexionar y valorar a nuestras madres no solo en esta fecha, sino todos los días. Al final, Carlitos le dice a sus amigos: “Ya ven, sí tengo una mamá” y se va a jugar con todos muy feliz.