RPP/Jussy Pizarro

 

La novena gala de “El gran show”, de Gisela Valcárcel, fue una noche con doble eliminación. Luego que el público decidiese salvar -con sus mensajes de texto- al sentenciado Nikko Ponce, sus contrincantes Valia Barak y Shantall Young tuvieron que despedirse de la pista de baile.

Antes de conocerse los resultados, Barak subió al escenario con Mónica Torres y Claudia Centeno como refuerzos, lista para sorprender con “Sopa de caracol”, junto a su pareja de baile, Angelo Cano.

Shantall, junto a Josè Morello, hizo lo propio al ritmo de “La negra tiene tumbao”. Ella recibió la ayuda de su hijo Prince, su madre Bettina Oneto y Ricky Tosso.

Finalmente, Nillo y Lisette Martell cerraron el duelo reforzado, que tuvo a personas con sobrepeso en todas las coreografías, con María Grazia Gamarra, Andrea Luna y André Silva. Decidimos a demostrar que lo urbano es lo suyo, bailaron “U can"t touch this”.

Minutos más tarde, Gisela anunció que la primera en abandonar la competencia era Valia Barak. Pese a haber puesto su mejor esfuerzo desde su primer día en el escenario, la periodista no logró convocar a la mayoría de los votantes.

Luego, las votaciones determinaron que Shantall también tenía que dejar el concurso, a pesar de haber sido una de las favoritas del jurado en galas anteriores.

El título de intocable cayó en manos de la actriz Areliz Benel, mientras que la sentencia dejó a Jhoany Vegas (con Pedro Ibáñez), Waldir Sáenz (con Alejandra Sánchez) y -nuevamente- Nikko Ponce (con Lisette Martell) en capilla.