| Fuente:

NVIDIA lanzó este año su familia de tarjetas gráficas RTX, prometiendo un nuevo marco de referencia para el desempeño gráfico, además de tener tarjetas dedicadas para trabajar mucho mejor con Ray Tracing (antes ya se podía hacer, pero con desempeño pobre). Sin embargo, muchos usuarios y reviewers no han terminado de darle el visto bueno a una tecnología que aún está en pañales y cuyo costo no justifica todavía un upgrade, sobre todo si uno viene de tener gráficas de arquitectura Pascal.

En esta coyuntura en que AMD se mantenía todavía como un gran competidor de la gama media, en vista del gran precio-beneficio que ofrecía su arquitectura Polaris -que sigue teniendo como gran exponente a su RX 570- y del no tan pomposo estreno de Radeon VII. La RX 590 se presentaba como gran opción para aquellos que quisieran jugar a 1080p con una alta tasa de fps y a un precio por debajo de los 300 dólares, ofreciendo también juegos en bundle que le daban un valor agregado muy interesante, respecto a la RTX 2060 y a sus hermanas menores de la serie Pascal: la GTX 1070 ti y la GTX 1070. Pero NVIDIA no se iba a contentar en quedar como el único postor de la gama alta, sino que preparaba el contragolpe en la gama media.  

Es así que, esta vez ayudado directamente por sus partners, NVDIA decidió lanzar al mercado una tarjeta que, sin contar con varias de las propiedades de la serie RTX, tuviese un desempeño potente a un precio por debajo del rango de los 300 dólares, de manera que compita directamente con la RX 590 y le haga sombra: la GTX 1660 TI, la cual contaría con memoria GDDR6, como sus hermanas mayores de la serie RTX. 

Especificaciones

 

Arquitectura

Turing

GPU

TU116

1536 Shader (CUDA) Cores

96 TMUs / 48 ROPs 

Base Clock1500 MHz
Boost Clock1770 MHz
Memoria6 GB GDDR6 192-bit
FP32 Máximo5.5 TFLOPs
Velocidad de Memoria12 Gbps
Ancho de Banda de Memoria288 GB/s
TDP120 W
InterfazPCI Express 3.0 x16
Alimentación1 x PCIe 8 pines
Dimensiones

Largo: 30.1 cm

Alto: 13.2 cm

Grosor: 5.0 cm

De la familia Turing, la GTX 1660 ti es la que no cuenta con RT cores ni Tensor Cores. Esto es porque esta tarjeta no está orientada para el Ray Tracing a diferencia de la serie RTX. ¿Jugada estratégica? Tal parece que sí, ya que todavía el público está muy escéptico sobre dicha tecnología que aún no está masificada y que probablemente recién despegue para cuando se lance una nueva familia de gráficas. 

Muchos también podrían cuestionar el hecho de que la GTX 1660 ti cuente sólo con 6 GB de memoria gráfica, a diferencia de la GTX 1070 que cuenta con 8 GB, pero hay que recordar que mientras esta última tiene memoria GDDR5, la 1660 ti cuenta con GDDR6 -fabricados por Micron, en lugar de Samsung-, la cual tiene un mayor ancho de banda. Aún en el caso de que mostrasen un desempeño similar, la 1660 ti estaría a prueba de futuro, de modo que podría adaptarse mejor a los juegos que estén por venir. 

Diseño

ASUS siempre ha destacado por las presentaciones de sus versiones de tarjetas gráficas y este caso no es la excepción. La GTX 1660 TI viene con doble caja para una mejor protección, en la primera observamos todas las características mientras que la segunda -de mayor grosor- es de color completamente negro salvo por el logo Strix en la parte central.

Al abrir la caja interior. lo primero que notaremos es el empaque en el que viene el manual y drivers, que están perfectamente colocados en una protección de espuma gris, la cual se encuentra encima de la empaquetadura de la tarjeta y la protege. 

Detrás de ella, encontraremos tanto a la tarjeta en su envoltorio anti estática, además de unos cintillos que nos servirán para poder organizar mejor nuestros cables y tenerlos mucho más ordenados. 

Dichos cintillos vienen con diseños de la marca y su eslogan Republic of Gamers, tal y como podemos ver en la foto. 

Quitando la empaquetadura apreciamos en todo su esplendor el diseño de la tarjeta. Es bastante parecida a otros modelos de la serie Strix, contando con 3 ventiladores dedicados y un atractivo diseño en gris. El tamaño es grande y ocupa 2 slots y medio, por lo que será necesario prever esto en caso nuestro build esté pensado para un equipo con case Mini ITX. Si tienes un case mid-tower como un NZXT S340 Elite o un Corsair 460X RGB, no deberías tener problema alguno. 

Lo único que no se siente tan premium de este agresivo diseño, es que la cubierta es de plástico, pero entendiendo que es un producto orientado a la gama media, es un aspecto que se puede pasar por alto para hacer el precio más accesible. Tengamos en cuenta que si bien la serie Strix es la que suele ser la más poderosa de ASUS, los precios también son los más elevados. 

Vista de costado, notaremos el logo de GeForce GTX, el de Strix y además del de Republic of Gamers. Lastimosamente, el único que cuenta con iluminación LED es el último, que muchas veces es apenas perceptible. 

Sin duda la iluminación del logo de GeForce era un bonito detalle que se dejará extrañar.

Otro detalle interesante de la vista lateral es el conector de alimentación. En este caso, es una toma de 8 pines, algo que viene siendo tendencia para la gama media de NVIDIA y que se ha visto incluso en la RTX 2060. Recordemos que incluso la RX 590 necesitaba uno de 8 y otro de 6 pines para ser alimentada. Recordemos que el TDP de la 1660 TI es de 120 W. 

Al darle vuelta notaremos que una película plástica cubre el backplate, además de dar indicaciones para poder aprovechar los dos modos de BIOS incluidos en esta tarjeta: Performance Mode y Quiet Mode. Todo esto es posible gracias a su Dual BIOS, que se puede accionar por medio de una pequeña palanca

Recordemos que es necesario remover dicha película antes de empezar a usar la tarjeta. 

Al sacarla apreciaremos el diseño en aluminio cepillado gris que tiene el backplate, el cual, a diferencia de otros modelos, no cuenta con zonas de iluminación LED, pero que al menos cuenta con el serigrafiado típico de la marca.

Del mismo modo, y si no eres de los que les gusta la iluminación LED, la tarjeta te permite el poder desactivar este tipo de iluminación directamente desde la tarjeta, a través de un pequeño botón. 

ASUS no escatima en detalles y coloca un protector plástico para el conector PCI Express de modo que no haya riesgo de que éste se maltrate. 

Las conexiones de la 1660 TI son dos puertos HDMI 2.0b y dos DisplayPort 1.4. Esto quiere decir que la tarjeta soporta hasta 4 monitores a la vez

Benchmarks

 

Motherboard
ASUS Z170i Pro Gaming
Procesador
Intel Core i5 6600K @4.6 GHz (OC)
Tarjeta Gráfica
ASUS ROG Strix GeForce GTX 1660 TI
RAM
Corsair Dominator Platinum 3200 MHz 16 GB (2 x 8 GB)
PSU
Corsair RM750 80 Plus Gold (Modular)
Versión de Driver AMD
Adrenalin 2019 19.2.1
Versión de Driver NVIDIAGeForce 419.35 WHQL
CaseCorsair 460X RGB Mid Tower

 

Para esta ocasión, hemos usado el driver GeForce 419.35 WHQL de NVIDIA, el cual, según los resultados que pudimos observar, muestra una optimización frente al usado para el review de la RTX 2060 (417.54). 

Para la comparativa, hemos utilizado la versión de driver de AMD 19.2.1.

Por temas de tiempo, vale decir que se utilizó la herramienta de overclock automático OC Scanner del MSI Afterburner, haciendo algunas pequeñas modificaciones en el preset automático de la curva de ventiladores para alcanzar algunos MHz adicionales. La configuración usada para OC fue la siguiente:

 

Core Voltage
+100
Power Limit
+120
Temp Limit
89°C
Core Clock
Curve (los automáticos arrojados por OC Scanner)
Memory Clock
+800 MHz
Fan Speed
50

 

Para monitorear las temperaturas y frecuencias hemos usado el siempre confiable HWInfo64.

Pruebas Sintéticas

 

Partamos evaluando los resultados del test Fire Strike de 3D Mark, uno de los más confiables en cuanto a benchmarks se refiere. Para esta ocasión se tomará en cuenta el Graphic Score. Hay que aclarar que los resultados pueden diferir levemente de otros modelos comerciales "custom", debido a la suerte de la popularmente conocida Silicon Lottery (chance de que te pueda tocar un mejor o peor modelo en desempeño).


Según los resultados de FireStrike, debería haber un empate técnico entre la RX 590 y la GTX 1660 TI si nos basamos en el resultado de Graphics Score; sin embargo, esto está algo alejado de la realidad. Recordemos que estas cifras son referenciales y que lo más confiable es hacer directamente las pruebas en juegos para conocer cuál tarjeta es la más potente.

Metodología para pruebas en juegos

La mayoría de ocasiones, los resultados en los que nos solemos fijar son los de los fps promedio, que si bien nos dan una referencia, no nos muestran el panorama completo de la experiencia gráfica de un videojuego. 

Sucede que no sólo es importante un frame rate alto, sino también estable, puesto que de lo contrario, sentiremos pérdidas bruscas de fluidez de juego, debido a la caída del frame rate. Es por ello que si tenemos un juego que corra a 30 fps estables sentiremos una mejor fluidez que uno que vaya a 40 fps pero con caídas bruscas. La pregunta es ¿cómo identificamos eso?

Existen valores mínimos del framerate que se descubren al analizar el frame time, o en lenguaje sencillo, el tiempo que transcurre entre una imagen y otra al ser procesada y proyectada. Esos valores son conocidos como los LOW, que en realidad son valores percentilares mínimos a los que podría caer el frame rate: 1% Low y 0.1% Low

¿Qué herramienta o aplicativo podemos usar para medir esto? Existen varias, pero una de las más usadas es FRAPS, la cual usaremos para esta ocasión. Vale decir que el propio MSI Afterburner tiene también su herramienta de benchmarking de videojuegos, la cual es bastante sencilla de usar. Adicionalmente, para el control de temperatura y frecuencias hemos usado HWiNFO64, otra herramienta bastante confiable para estos fines. 

Pruebas en juegos

 

Todas las pruebas se realizaron con el más reciente driver de NVIDIA, GeForce 419.35 WHQL, mientras que para el comparativo con las gráficas AMD se utilizó el driver Adrenalin 19.2.1 . Respecto a los primeros reviews de otras páginas, estos drivers han provisto diversas mejoras a las tarjetas gráficas que los utilizan.

Empezamos como siempre en orden alfabético con APEX Legends, el juego del momento. A 1080p el desempeño marcha con una diferencia a favor de la 1070 en modo 'reloj base' que llega al 15%; sin embargo  está en empate técnico al hacerse el overclock a ambas tarjetas. 

La cosa gira a favor de la 1660 TI a 1440p, en donde a pesar que el resultado en reloj base de la 1070 es algo extraño -debería ser un poco más alto- al hacerse overclock queda claro que la diferencia entre ambas tarjetas en APEX Legends es prácticamente nula. 

Assassin's Creed Odyssey es un juego que más allá de ser una gran entrega para la saga, a nivel técnico es altamente exigente para el procesador. Incluso a 1080p, notamos que los fps promedio superan apenas los 70, debido al cuello de botella de tener un procesador de cuatro núcleos pero sólo 4 hilos. Ésa es la razón por la que, para una mejor experiencia, es mejor bajar la configuración de Ultra a Very High, ya que las diferencias son apenas apreciables al ojo humano. En dicha configuración notamos una ventaja de hasta 8.6% en modo OC. 

A 1440p, nuevamente cambia la historia. Al ser una resolución menos 'CPU-dependiente', la 1660 TI empieza a brillar, sacándole una ventaja de 6.7% a la 1070. 

Ante la salida de Battlefield V, Battlefield 1 es un juego que a nivel multijugador ya está casi olvidado, pero del que siempre se podrá aprovechar la excelente campaña. Sin embargo es aún referente como juego FPS. Aquí la diferencia entre la 1070 y la 1660 TI es notoria, viéndose un poco reducida a 1440p. 

Tanto a 1080p como a 1440p, el juego presenta caídas en desempeño, evidenciadas por sus 'lows', que aunque no ocurran siempre, quitan la percepción de fluidez del juego por momentos. 

Final Fantasy XV es otro juego demandante de CPU, que inicialmente salió para PS4 y Xbox One. También notamos algunas caídas de frames, sobre todo cuando el juego recién inicia. Aún así, la GTX 1660 TI alcanza sacar una ventaja de 17.3% en reloj base, la cual se acorta en modo OC a un 0.4%, propiamente un empate técnico. 

A 1440p, la diferencia en modo OC vuelve a ser un poco más amplia, llegando al 7.3% a favor de la 1660 TI. Sorprende que, en modo OC, tanto la 1070 como la 1660 TI superan los 60 fps a 1440p.

Overwatch es uno de los juegos donde la cosa está mucho más pareja y el empate técnico es más que evidente, aunque a 1080p la 1070 tiene lows un poco mejores que los de la tarjeta que estamos revisando

Nuevamente es a 1440p en que la cosa se desequilibra a favor de la 1660 TI, llegando a una diferencia de hasta 21.2% en modo OC. Aún así, vale resaltar que ambas tarjetas tiene un excelente desempeño. 

Un juego que ya es un clásico de todos los tiempos y del que seguirán usando también para benchmarks es sin duda The Witcher 3, el cual muestra nuevamente un empate técnico entre ambas tarjetas. Lo que aquí podemos resaltar es el beneficio del OC, que incrementa la tasa de frames en un 8.5% a 1080p y hasta un 15% a 1440p. 

Temperaturas y consumo energético

Gracias a su diseño, la ASUS ROG Strix 1660 TI, se pudo mantener a una temperatura bastante más que aceptable, siendo la mejor ventilada de las que hayamos probado en los últimos meses. Gracias al OC Scanner, tuvimos un manejo mucho más rápido del control de temperatura de la tarjeta por el OC automático. Esto permite hacer cambios en el reloj de frecuencia sin temor a que se llegue a temperaturas muy elevadas. 

Incluso con el overclock del OC Scanner, la temperatura máxima alcanzada fue de 67°, la cual fue excelente para el tipo de actividad para la que se le requirió. Si uno desea lograr mayores frecuencias, es recomendable configurar los ventiladores para ir por un OC más agresivo, ya que la adecuada refrigeración de la 1660 TI de ASUS lo permite.

El consumo energético de esta tarjeta llegó hasta los 123 W, lo cual es un resultado bastante interesante pues hace ver que definitivamente consume menos energía que cualquiera de sus competidores. Teniendo en cuenta esto, y a pesar que el fabricante recomienda como mínimo tener una PSU de 450 W, personalmente recomendaríamos una con mayores prestaciones y, si se va a hacer overclock, aún más.

Conclusiones

 

Hoy podemos afirmar que atrás quedaron los tiempos en los que la batalla épica por la gama media se daba entre la GTX 1060 y la RX 480 para el target de los 1080p y de 60 a más fps. Ya que la RX 590 usa todavía arquitectura Polaris, no sería extraño decir que la GTX 1660 TI es la que cierra por fin ese ciclo, mostrando un desempeño muy cercano y por momentos superior al de la GTX 1070, la otrora gama media alta, a un precio similar al de la RX 590.

No podemos ignorar que, pese al gran poder de la serie RTX, su llegada al público consumidor ha sido algo tibia, en vista que promete características que aún no es posible explotar. Pareciese como si NVIDIA hubiese sabido que eso pasaría, por lo que tenía guardada bajo la manga nuevos modelos para la serie GTX, que, basados todavía en arquitectura Turing -aún cuando la 1660 usará memoria GDDR5- puedan conquistar al público para el que el Ray Tracing y el DLSS es todavía una quimera.

A 1080p, la GTX 1660 TI es un verdadero monstruo en rendimiento, alcanzando o en algunos casos superando a la GTX 1070 -sobre todo en modo OC- por lo que será el nuevo referente para quienes deseen jugar a la resolución mencionada y a 144 fps. En algunos casos todavía será imposible lograrlo en calidad Ultra, pero si hacemos algunos pequeños ajustes de configuración de video, es posible alcanzar este objetivo en la mayoría de juegos que no estén a nivel de peso en procesamiento que tiene Assassin's Creed Odyssey; siendo éste muy demandante en cuanto a procesador a 1080p.

A 1440p, la tarjeta de ASUS todavía muestra un excelente desempeño, y con nuestra configuración de hardware superó a la GTX 1070, lo cual implica que en circunstancias en las que los juegos no tienen que depender tanto del procesador, la GTX 1660 TI brilla con luz propia. Este modelo Strix en específico, resulta ser un gran ejemplar para overclock si hacemos los ajustes de manera manual fuera del OC Scanner, gracias a sus bajas temperaturas y consumo energético, por lo que se hace imperativo sacarle el máximo provecho de este modo.

En Estados Unidos es fácil recomendar la GTX 1660 TI por encima de la RX 590, la GTX 1070 y en algunos casos incluso de la RTX 2060 debido al balance entre precio-beneficio, pero a nivel local es conveniente revisar los precios de las tiendas locales, ya que por los costos de importación, el precio no será el mismo que el de USA. Si encuentran una 1660 TI a unos 30 o hasta 40 dólares más que uns RX 590, les aconsejaríamos que vayan por la primera, salvo que su presupuesto fuese muy limitado, en cuyo caso sugeriríamos esperar a que se masifiquen las GTX 1660 -sin TI- que sin duda costarán menos que la RX 590. A pesar que la RX 590 tiene todavía un buen desempeño, su alto consumo energético y precio frente al de las nueva GTX se convierte en un talón de Aquiles, que probablemente superen si reducen precios y mantienen la generosa oferta de los juegos AAA incluidos en la compra.

Pros:

  • Gran desempeño a 1080p y 1440p, superando en OC a la GTX 1070.
  • Temperaturas y consumo energético bajos.
  • Dual BIOS de fácil acceso para cambiar perfiles de performance-silencioso de manera casi instantánea.

Contras:

  • El precio en Lima probablemente esté algo alto, debido a que la serie Strix suele tener el precio más elevado que los de otras marcas.

Calificación Progamer: 4.5/5

La versión ASUS Strix de la GTX 1660 TI es una tarjeta con desempeño estelar a 1080p y destacable a 1440p y a un precio competitivo instaura una nueva etapa en el segmento mainstream, reemplazando a las versiones Pascal (GTX 1060) y Polaris (RX 580 y 590) que hasta ahora reinaban en este sector. Es veloz, con temperaturas bajas y un amplio margen de overclock, por lo que es fácil recomendarla tanto para casuales un poco exigentes como para completos entusiastas.



Nota: El presente review de la ASUS ROG Strix GTX 1660 TI fue realizado con una muestra comercial prestada por ASUS.

¿Qué opinas?