Las MIPYMES engloban más de dos tercios de la totalidad del empleo y generan la mayor parte de los nuevos puestos de trabajo.
Las MIPYMES engloban más de dos tercios de la totalidad del empleo y generan la mayor parte de los nuevos puestos de trabajo. | Fuente: Shutterstock.

En el Perú, el sector privado está conformado principalmente por micro y pequeñas empresas (mypes), según las cifras de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del 2020. Pero ¿a qué nos referimos cuando hablamos de micro, pequeños y medianos negocios? Se trata de categorías que dividen a las empresas según su cantidad de trabajadores y sus ventas anuales. De esta manera, tenemos: microempresas (1 a 10 trabajadores), pequeñas empresas (de 11 a 50 trabajadores) y medianas empresas (entre 51 a 250 trabajadores).

Históricamente, el papel de las micro y pequeñas empresas ha sido muy importante dentro del empresariado peruano y, de acuerdo con la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (COMEX), su participación por encima del 91% evidencia su relevancia para la economía del país.

Por otra parte, se debe tener en cuenta que la presencia de las micro y pequeñas empresas es predominante en sectores relacionados al servicio (más del 50%), el comercio (un 35%) y la producción (13%). Por ello, durante el periodo más restrictivo de la pandemia por COVID-19, las mypes se vieron fuertemente afectadas y, por ende, los hogares que subsistían de los ingresos que generaban también.

A continuación, te contamos por qué la participación del sector privado es un gran motor para el crecimiento económico y el desarrollo social del país.

1) Genera el 70% del empleo mundial

En el mundo, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las micro, pequeñas y medianas empresas –lo que se conoce como MIPYMES– engloban más de dos tercios de la totalidad del empleo y generan la mayor parte de los nuevos puestos de trabajo. Inclusive cuando, por separado, cada una de estas empresas se ve pequeña, en conjunto su actividad alcanza la asombrosa tasa de 70% del empleo mundial.

En el Perú, la inversión privada en forma de micro y pequeñas empresas es uno de los engranajes fundamentales de la economía nacional. De hecho, de acuerdo con cifras de la ENAHO, en 2020, las mypes representaron el 95% de las empresas peruanas y emplearon a un 26.6% de la población económicamente activa (PEA).

Además, las pequeñas y medianas empresas crean empleo para gran parte de la ciudadanía como jóvenes y adultos mayores.

2) Contribuye al crecimiento económico del país

Entre los indicadores para medir el crecimiento de un país está el producto bruto interno (PBI), el cual representa el valor de la producción final de bienes y servicios durante un período de tiempo. De acuerdo con cifras del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), la inversión privada equivale a alrededor del 25% del PBI, por lo que se trata del segundo componente más importante después del consumo privado.

Por su parte, la OIT señala que la contribución al PBI varía en función de los sectores, y es particularmente elevada en los servicios, sector en el que las pymes aportan como mínimo el 60% en prácticamente todos los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Cabe destacar que, además del índice de producción de bienes y servicios, existen otros factores que impulsan el crecimiento económico como la capacidad de contratación de personal, la capacidad de consumo que tienen los hogares, la creación de nuevos puestos de trabajo, entre otros.

Las mypes son clave para la reactivación económica del país.
Las mypes son clave para la reactivación económica del país. | Fuente: Shutterstock

3) Es el motor para la reactivación económica tras la pandemia

Según la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (COMEX), la inversión privada es relevante para garantizar la reactivación económica porque genera mayores niveles de consumo, empleo e ingresos que impulsan fuertemente el crecimiento.

Además, indica que, con el levantamiento de restricciones para contrarrestar la pandemia, el consumo se ha ido recuperando y, durante el periodo enero-setiembre 2021 se incrementó en un 14% con respecto al mismo periodo de 2020 y en un 0.1% con relación a 2019. Como parte de su efecto multiplicador, este incremento de consumo implica un incentivo para crear nuevas empresas y puestos de trabajo.

Conociendo la importancia de la inversión privada para nuestra recuperación económica tras la pandemia es esencial brindar las condiciones adecuadas para las empresas, desde las más pequeñas hasta las más grandes, y garantizar un contexto de estabilidad para promover su crecimiento. “El país que queremos” es una campaña organizada por RPP con el compromiso de Enel.