Los incendios urbanos pueden presentarse de manera súbita o gradual en instalaciones, casas o edificios.
Los incendios urbanos pueden presentarse de manera súbita o gradual en instalaciones, casas o edificios. | Fuente: Copyright (c) 2017 Gorb Andrii/Shutterstock.

Un incendio en nuestro hogar puede originarse por fallas en instalaciones eléctricas, fugas de gas, cuando dejamos velas encendidas o por el mal manejo de materiales inflamables, entre otras causas. Un evento de este tipo es muy peligroso porque, al suceder en un espacio cerrado, el humo y los gases generados se acumulan al interior y el calor se transmite rápidamente en el mismo espacio.

Así, un incendio no solo pone en riesgo la infraestructura de nuestro hogar, sino también nuestra salud y hasta nuestra propia vida. De hecho, según el Departamento de Salud Pública del Estado de California, solo estar cerca de un incendio genera posibles peligros para nuestro bienestar debido a que las cenizas pueden contener sustancias tóxicas que irritan la piel, los ojos, la nariz y la garganta.

“Según el Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú, en promedio tenemos 13 mil incendios al año a nivel nacional. Lo que representarían 36 incendios diarios. En los primeros cuatro meses de este año ha habido 3517 incendios”, explica José Fernández, gerente adjunto de Ingeniería De Riesgos de Pacífico Seguros a RPP.

Para actuar correctamente ante un incendio es importante elaborar planes de emergencia y, sobre todo, ponerlos en práctica junto a todos los miembros del hogar. Recuerda que hacer simulacros nos da la oportunidad de conocer cada paso para que cuando ocurra una emergencia podamos enfrentarla con acciones que nos permitirán salvar nuestra vida.

¿De qué manera se puede apagar el fuego?

Las formas de apagar el fuego están relacionadas con quitar uno de sus componentes: combustible, calor u oxígeno. No obstante, es importante que cualquiera de estas maniobras para sofocar el incendio sea realizado por alguien que tenga la preparación necesaria como el Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú, a quienes podemos pedir ayuda marcando el 116.

Para extinguir el fuego, de acuerdo con el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI), los expertos pueden usar estos métodos:

Separación: implica retirar el combustible del fuego para evitar su propagación. Por ejemplo, retirar los muebles de una sala donde se ha iniciado fuego.

Enfriamiento: consiste en aplicar un elemento para bajar el calor como agua en forma de chorro o lluvia.

Sofocación: consiste en quitar el oxígeno al fuego usando, por ejemplo, una manta, tierra, espuma, Polvo Químico Seco (PQS), Gas Carbónico (Co2), entre otros.

La gran mayoría de los incendios en casa y edificios de vivienda son provocados por descuidos relacionados al sistema eléctrico y el gas.
La gran mayoría de los incendios en casa y edificios de vivienda son provocados por descuidos relacionados al sistema eléctrico y el gas. | Fuente: Andina

¿Qué pasos debemos seguir ante un incendio?

Actualmente, algunas casas y edificios cuentan con detectores de humo o alarmas de incendios que se activan ante un riesgo. Si escuchas que empieza a sonar, trata de salir del lugar de la manera más segura posible. Pero, como no todos cuentan con esos dispositivos, apenas detectes fuego, aumento de la temperatura u olor a humo, da la voz de alarma y trata de evacuar.

En esa línea, Fernández recuerda que al llamar a los bomberos se debe brindar la siguiente información: Qué es lo que se está quemando, características de la edificación, dónde se produce el fuego, dirección exacta de la vivienda y comunicar si hay personas atrapadas.

Recuerda mantener la calma y seguir las siguientes recomendaciones para mantenerte a salvo, según INDECI:

Si puedes evacuar inmediatamente:

  • Mantén la calma y utiliza tus rutas de evacuación.
  • Alerta inmediatamente a las personas que se encuentran cerca y llama al 116, que es la Central de Emergencia del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú.
  • En caso de ocurrir un amago de incendio, si sabes cómo hacerlo, utiliza un extintor para apagarlo.
  • Al evacuar antes de salir, asegúrate que las manijas de las puertas no estén calientes ya que ello podría implicar que haya fuego al otro lado.
  • Evita inhalar humo, tápate la nariz y la boca con un trapo húmedo.

Si no es posible evacuar:

  • Si tu ropa se incendia, rueda en el piso y cúbrete con una manta para apagar el fuego.
  • Llama la atención de las personas en el exterior, haciendo señales con una linterna, sábana, toallas u otros elementos.
  • Si el espacio donde te encuentras ha sido invadido por el humo, colócate lo más cerca que puedas al piso y desplázate a gatas.
  • Coloca sábanas, ropa o toallas mojadas debajo de las puertas para evitar que el humo ingrese al ambiente donde te encuentres.
  • De ser posible utiliza el agua de la ducha o bañera para remojar las prendas y protegerte del fuego.

Si vives en un edificio:

  • Si el incendio es en tu departamento, sal inmediatamente y cierra todas las puertas para evitar su propagación.
  • No utilices los ascensores para evacuar, ya que podrías quedar atrapado en caso de corte del suministro eléctrico.
  • Si tu edificio cuenta con “puertas cortafuegos”, ciérralas conforme vayas bajando. Recuerda que estas son las puertas más grandes y pesadas que se encuentran en las escaleras, entre piso y piso.
  • Si vives en un edificio y el incendio no es en tu vivienda, es mejor evacuar por precaución.

“Una vez afuera del hogar, se debe encontrar un lugar seguro. Luego de que los bomberos hayan atendido y controlado el incendio, deberás esperar su confirmación para volver a tu hogar. Mientras ellos no digan que es seguro, no es correcto ingresar”, advierte el especialista de Pacífico. En caso hayas resultado herido por el contacto con el fuego o hayas inhalado el humo del incendio, acude a un centro de salud.