2019, el año de las protestas y las elecciones

Sin duda el 2019 es un año de historias parciales, esperemos que el 2020 sea un año para enmendar rumbos.

Hacer un recuento de las noticias del año 2019 es un ejercicio que busca resaltar lo logros realizados por la humanidad y algunas personalidades. Siguiendo esa línea sobresalen los embates de varias comunidades y grupos humanos que han sacrifican parte de su tiempo, colaboran entre sí, y, sobre todo, entienden el respeto por la vida como objetivo para un mundo mejor. Mientras que este tipo acciones son celebradas y viralizadas en videos tipo “Google Zeitgeist”, es importante, también, mirar esas acciones incompletas o que recién han iniciado y buscan desarrollar nuevos caminos donde las respuestas al futuro son aún inciertas.

| Fuente: AFP | Fotógrafo: CLAUDIO REYES

1.- Latinoamérica en revuelta. El expresidente de Bolivia, Evo Morales, acusado de fraude y de romper varias normas constitucionales con el objetivo de una tercera reelección, no pudo resistir el descontento popular. Morales ignoró a todas las voces que le pedían que no fuera a un cuarto periodo. Esto provocó una reacción en cadena, donde la poca institucionalidad que tenía el Gobierno Boliviano y sus agencias se puso en evidencia. A la fecha, la presidenta de dicho país es Jeanine Áñez Chávez, quien es de posición ultraconservadora religiosa. El utraconservadurismo ha ganado un territorio más en Latinoamérica.

Y, mientras Evo pierde el poder, Cristina Fernández de Kirchner regresa a la Casa Rosada en Argentina como vicepresidenta de la República. Bajo la “sombra” del nuevo presidente, Alberto Fernández, viejo aliado político del expresidente Néstor Kirchner y primer ministro durante todo su mandato, nos preguntamos si estamos frente a un “gobierno bicéfalo”. Con una economía inestable y dañada por la inflación rampante, el objetivo del nuevo mandatario será, “otra vez” no caer en “default” macroeconómico, lo cual obligará al país a un nuevo ajuste. Veremos qué nueva “receta” crea Argentina para salir de la crisis.

Finalmente, unos van y otros regresan, en Chile y Colombia se protesta. La crítica al modelo económico neoliberal ha sido un debate que se ha sostenido dentro del ámbito académico. Sin embargo, esta crítica ha sido llevada a la calle. Más allá de las razones que iniciaron las protestas, las marchas y el descontento, reflejan que la economía y sus resultados no son satisfactorios para la población mayoritaria. La elite política no ha estado a la altura de presentar propuestas que sean de la satisfacción de la población. Una era de reformas está a la espera.

2.- El mundo desarrollado pierde en todos los terrenos. En el contexto de un mundo desarrollado, el estancamiento se ha tornado en una constante. Podemos revisar dos momentos: (1) El discurso de Greta Thunberg, y (2) el fracaso de la COP - Madrid. Greta, una adolescente de 16 años, ha desatado las pasiones de varias comunidades millenials, generando una reacción en cadena en varios países del primer mundo, la Unión Europea y Estados Unidos principalmente. Mientras tanto, el foro internacional conocido como la “Cumbre de los Pueblos” no llegó a un acuerdo serio y sólido que permita tomar acciones ante la gran amenaza del cambio climático.

A pesar de la evidencia recolectada por parte de la comunidad científica, las motivaciones de los partidos políticos del ala verde, y esfuerzos en los procesos de innovación por parte de nuevos emprendedores; estas no se presentan como una colectiva que desarrolle cambios reales a futuro. En esta historia los cambios ya están ocurriendo y a la humanidad solo le queda ser espectador.

“Get “Brexit” done” será el lema del 2020 y una prueba de fuego para la Unión Europea. Sin duda, el último espaldarazo dado a Boris Johnson en las recientes elecciones parlamentarias demuestra que el Brexit es una realidad. Son tiempos donde la división y la separación serán características trasversales a los discursos políticos en toda Europa. Nos preguntamos cuál será el rol del sector privado europeo en la definición de nuevas relaciones comerciales con sus mercados europeos. ¿Será el último capítulo de esta historia?

Finalmente, la decisión del Congreso de los Estados Unidos de llevar a juicio político al presidente Donald Trump ha sido la “cereza del postre” de este año. Es la cuarta vez que el Congreso estadounidense lleva a un presidente a juicio político. Sin duda, una movida que no queda clara si ayudará al partido demócrata a ganar las elecciones venideras. Todavía queda un largo camino para noviembre del 2020, pero las repercusiones de este tipo de juicio tomarán forma en el proceso electoral para elegir al próximo presidente de los Estados Unidos.

3.- Tres veces China. El gigante asiático también está a prueba. Las protestas en Hong Kong no han cesado y buscan que China retroceda en su propuesta referida a leyes de extradición. Aunque el Gobierno Chino ha demostrado que no teme usar la fuerza, los grupos estudiantiles y de derechos humanos con base en Hong Kong, también han mostrado que no dan su brazo a torcer. La capacidad del gobierno chino para negociar está siendo puesta en debate. El mundo está expectante a esta historia que mostrará las bases del “nuevo” líder mundial.

Mientras tanto, China está peleando en otros frentes. El gigante asiático viene demostrando que está a la vanguardia de potencias mundiales. Y, es que sus ambiciones por convertirse en líderes espaciales no se han escondido en ningún momento. De hecho, sus presupuestos anuales respaldan el interés de la potencia asiática por encabezar una carrera espacial contra Estados Unidos, que cuenta con la ventaja de empresas privadas como Space X y Blue Origin.

El aterrizaje de Chang’e 4 mission en la Luna ha sido un acontecimiento celebrado incluso por agencias pares como la NASA. El objetivo de esta misión ha sido el explorar las condiciones de la Luna como satélite natural de la tierra. Un paso importante para futuras colaboraciones espaciales.

Sin embargo, no todo es colaboración. China se ha enfrascado en un combate contra los EE.UU., la denominada la guerra comercial. Esta ha traído efectos en la regulación, en especial en la industria tecnológica. No obstante, los efectos de esta guerra, el encarecimiento de producto hecho en la China en el mercado estadounidense puede traer complicaciones al consumidor de clase media que no ve un impacto directo en sus salarios. Lo complicado de esta historia es que no tiene cuándo acabar y su efecto escalado y de réplica no solo entre ambos países, pero en otras regiones. Los avances de la reciente tregua comercial en sectores específicos y las misiones de ida y vuelta de la administración Trump no dejan claro hacia dónde y cómo se restablecerán las relaciones comerciales. ¿Ganará la posición de dominio que buscan desarrollar Estados Unidos o la estrategia multipolar comercial de China?

Sin duda el 2019 es un año de historias parciales, esperemos que el 2020 sea un año para enmendar rumbos.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

Sepa más: