Los aportes de la papa al Bicentenario

El Perú es su primer productor en Latinoamérica y el 14 a nivel mundial. Su producción se realiza en 19 de las 24 regiones del país, especialmente en la sierra, donde se concentra el 90% de la producción nacional en volumen y hay una diversidad para los nichos del mercado con variedades gourmet con 1 200 de las más de 3 000 variedades de papa.

Mario Chong

Mario Chong

COMPARTE

Los aportes de la papa en el pasado, presente y el futuro del Perú son una propuesta para el “Proyecto Bicentenario: Contribuciones al Perú en camino su desarrollo”, organizado por el Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico con el fin de fortalecer nuestra identidad, reconocer la expresión de nuestra pluralidad étnica y cultural a través de su producción, procesamiento y consumo; así como de generar cambios en el país y valorar su desarrollo.

Esta propuesta interdisciplinaria e intersectorial cuenta con la colaboración de Celfia Obregón del Cite Papa y de Eduardo Buse de la Universidad Nacional de San Marcos, además de los comentarios de Alfonso del Río de College of Agricultural & Life Science de la Universidad de Wisconsin-Madison, y pretende ser de gran utilidad para contribuir al desarrollo del Perú con miras a sus próximos 200 años.

La parte inicial, “el pasado”, tiene referencias de sus orígenes como el tubérculo estrella del Perú por su consumo y altos valores nutricionales. Hace 8 000 años al norte del Lago Titicaca, comenzó su domesticación y en los vestigios de las diversas culturas se cuenta con innumerables referencias de su origen, producción y consumo; siendo una fuente de nutrientes y carbohidratos en la dieta básica del antiguo poblador del Perú. Otras referencias reconocen su impacto en Europa, siendo uno de los alimentos esenciales para salir de las hambrunas y crisis de los siglos pasados.

| Fuente: Andina / Difusión

Una segunda sección, la comprensión del “presente”, pone a la papa como fuente de alimentación global en un lugar donde no se han erradicado las enfermedades derivadas de la desnutrición y anemia. La papa es un alimento de alto valor nutricional como fuente  de carbohidratos, vitaminas C, B1, B3, B6 y minerales como potasio, fósforo, hierro, potasio.

En el Perú, con una producción 5.3 millones de toneladas en el 2019, la papa es una fuente de trabajo de los pequeños agricultores y su rol protagónico en el aseguramiento de la calidad alimentaria en esta pandemia COVID-19. Actualmente en el país su consumo per cápita es de 89 kilos/año, sostiene la economía de más de 700,000 familias y es ingrediente indispensable en la canasta familiar.

El Perú es su primer productor en Latinoamérica y el 14º a nivel mundial, su producción se realiza en 19 de las 24 regiones del país, especialmente en la sierra, donde se concentra el 90% de la producción nacional en volumen y hay una diversidad para los nichos del mercado con variedades gourmet con 1 200 de las más de 3 000 variedades de papa.

Adicionalmente, el intercambio de experiencias, como la cooperación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Pacífico con la Universidad de Wisconsin-Madison en la investigación en nuevas variedades de papa; los programas bilaterales con el Rochester Institute of Technology (RIT) con experiencia en el Perú en la región de Finger Lakes en Nueca York sobre la cadena de suministro de alimentos y bebidas en el marco del Fondo de Innovación 100,000 Strong in the America, son una muestra de que se pueden unir esfuerzos para llevar este tubérculo a las zonas que lo necesitan.

Finalmente, “el futuro” de la papa en los mercados internacionales en sus diversas presentaciones desde el producto fresco hasta el producto procesado siempre ha despertado el interés en el consumidor y beneficios económicos para sus productores. El debate para el futuro estaría alineado al desarrollo integral del país con un producto de origen de bandera mundial.

La propuesta tiene siete puntos para los próximos cinco años: reforzar el uso de semilla certificadas, incrementar la innovación con base en la triple hélice, fomentar la agroindustrialización del sector con productos de exportación, incrementar el consumo interno a 120 kilos/per cápita, continuar con el registro de la biodiversidad genética con 350 variedades adicionales, mantener su calidad e innocuidad para el desarrollo nuestras comunidades y fomentar la investigación científica para asegurar nuestra seguridad alimentaria.

El desarrollo de esta propuesta de política pública está relacionado con los objetivos del desarrollo sostenible de la Organización de las Naciones Unidas: fin de la pobreza, salud y bienestar, trabajo decente y crecimiento económico, industria, innovación e infraestructura, reducción de las desigualdades, producción y consumo responsable, vida de ecosistemas terrestres y alianzas para lograr los objetivos.

En forma transversal, esta propuesta se alinea con los objetivos del Proyecto Bicentenario del Perú; Contribuciones para su Desarrollo del Centro de Investigación del Universidad del Pacífico (CIUP), en sus ejes de: Igualdad de oportunidades, sostenibilidad, integración y competitividad y la identidad y diversidad.  

Las metas son establecer las líneas de desarrollo para lograr el impulso productivo de las comunidades paperas en el Perú, incentivar un modelo asociativo para las comunidades paperas y promover la generación de valor con una distribución justa de los ingresos.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

Sepa más: