Un punto de encuentro con las nuevas generaciones

Las empresas deben cruzar la brecha comunicacional y adaptarse a los gustos y necesidades de las nuevas generaciones.

La manera de comunicarse evoluciona con las generaciones, en tanto que las redes sociales también evolucionan y se adaptan consecuentemente a las preferencias de los nuevos consumidores. Un evento interesante se viene desarrollando desde poco antes del inicio de la pandemia y se produce porque las generaciones más jóvenes están optando por congregarse y crear espacios de comunicación fluida en redes sociales más pequeñas o microcomunidades donde puedan compartir opiniones y experiencias, alejándose de las redes sociales tradicionales como Facebook o Twitter. Esta es la generación Z que comprende aquellos nacidos desde el año 1995 y que son, en grandes rasgos, la generación de nativos digitales con gran apreciación por la ética, la unicidad y desagrado por las etiquetas o estereotipos. Mientras que, por otro lado, la otra generación, los millennials, tienen sus puntos de encuentro en las redes sociales de mayor uso, a saber, Facebook, Instagram o Twitter donde exponen sus ideas y prueban que la expresión de su opinión merece ser escuchada.

Las empresas deben adaptar su comunicación para encontrarse con sus clientes o para entrar en contacto con nuevos clientes para ofrecer nuevos productos. | Fuente: Freeimages

Entonces, ¿qué están haciendo las empresas para llegar a sus consumidores? Evidentemente, las empresas deben adaptar su comunicación para encontrarse con sus clientes o para entrar en contacto con nuevos clientes para ofrecer nuevos productos. Es por ello que comprender al consumidor debe ser crucial para aprender cómo experimentan, cómo aprenden y cómo se forma su cultura. En este espacio de nuevas posibilidades, las plataformas que surgen en popularidad como espacios de reunión en la generación Z son Twitch, Discord o Facebook Gaming, a mencionar entre algunos ejemplos. Todas estas plataformas tienen algo en común: son espacios de gaming en línea con audiencias pequeñas que logran conectar a personas con intereses comunes más allá de simplemente ver a una persona jugando, donde se generan microcomunidades. Y en este espectro, también ha surgido, quizás la más popular de todas, la comunidad de TikTok que funciona en base a algoritmos que detectan los intereses del usuario para ofrecerle más contenido similar. Por ello no resulta raro que las marcas hayan comenzado a contratar o auspiciar a influencers para promocionar sus productos, y que este mercado de publicidad siga expandiéndose como una consecuencia más de las nuevas tendencias a raíz de la pandemia de la COVID-19.

El llamado una vez más convoca a las empresas a adaptar la comunicación que tuvieron que adaptar a las redes sociales tradicionales para comenzar a enfocarse en su alcance a estas crecientes microcomunidades en las nuevas aplicaciones sociales.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

Sepa más: