Vive una dulce navidad con chocolates y limones hechos por las religiosas Carmelitas Descalzas de Barrios Altos

Además de la oración, las Carmelitas Descalzas del Monasterio de Nuestra Señora del Carmen en Barrios Altos, dedican tiempo a la elaboración de dulces artesanales sin preservantes como chocolates y limones rellenos de manjar. También venden velas decoradas con motivos navideños, escapularios y calendarios. Todas son buenas opciones para regalar y ayudar a las religiosas de claustro.

Úrsula Delgado

Úrsula Delgado

COMPARTE

“Nuestra misión es servir ocultamente como santa Teresita de Lisieux y vivir el amor en la Iglesia, pero siendo siempre sencillas y ocultas para el mundo”, explica la hermana Lourdes, religiosa de la Congregación de las Carmelita Descalzas, procedente de Apurímac, quien ingresó en 1978 al monasterio de esa ciudad cuando tenía 20 años.

La hermana Lourdes, quien poco tiempo después fue trasladada al convento de Lima por una afección ocular, elabora junto a otras diez religiosas del Convento de Carmelitas Descalzas, dulces artesanales sin preservantes como chocolates rellenos de pasas borrachas y castañas y los ricos limones rellenos con manjar.

El carisma de la Congregación de las Carmelitas Descalzas es la oración. “Nosotros rezamos por todo el mundo. Nuestro carisma es entregarnos totalmente al Señor a través de la oración como carmelitas contemplativas. Nos levantamos a las 5:30 a.m., rezamos laudes y recibimos la eucaristía”, indica la religiosa.

Después del desayuno, las religiosas de claustro se dedican al trabajo, ya sea, elaborando los dulces, escapularios, velas o cirios pascuales y calendarios para su venta y sostenimiento del convento Carmelita o realizando los trabajos de limpieza y cocina, propios de la comunidad de religiosas.

En cada caja, decorada para las fiestas de navidad, vienen doce unidades de chocolates o limones rellenos. Son productos artesanales y sin preservantes, elaborados por la Congregación de Carmelitas Descalzas de Barrios Altos. | Fuente: Difusión

“Como somos de claustro y nuestro horario es rezar el oficio divino, tenemos dos horas de oración mental y charlas que recibimos para nuestra formación permanente”, explica la hermana Lourdes, quien comenta como cada una de las religiosas aporta a la comunidad y a la Iglesia según el don que Dios les ha dado.

Si aún tienes que comprar algunos presentes para esta navidad, no dudes en llamar a Lourdes, hermana del Monasterio de Nuestra Señora del Carmen en Barrios Altos, para adquirir los chocolates artesanales rellenos de pasas borrachas y castañas o los limones con manjar. Comunícate por WhatsApp al 959707171.

NOTA: “Ni GRUPORPP ni sus directores, accionistas, representantes legales, gerentes y/o empleados serán responsables bajo ninguna circunstancia por las declaraciones, comentarios u opiniones vertidas en la presente columna, siendo el único responsable el autor de la misma”.

Sepa más: