Rosa Montero presenta su novela de ciencia ficción "Los tiempos del odio", tercera entrega protagonizada por su detective androide Bruna Husky. | Fuente: FIL Lima

Bruna Husky, la detective replicante, se le presenta a Rosa Montero mientras escribe otros libros. No la deja en paz. Está tan llena de vida que no solo protagoniza tres novelas de la autora ─la más reciente, "Los tiempos del odio", se presenta en la Feria del Libro de Lima (FIL Lima 2019)─ sino que también dio pie a un monólogo para teatro (que podría convertirse en una obra) y próximamente espera llegar a la televisión. "Estoy muy contenta, acabamos de terminar el primer guion y vamos a ir a venderla a Netflix. A ver si la compran", comenta entusiasta la escritora española.

A horas de comenzar sus actividades en la FIL Lima 2019, Montero conversa con RPP Noticias sobre su personaje más querido: Bruna, detective y androide, que vive con la inminente certeza de la fecha de su muerte, vive en Madrid del 2110 en un mundo con escasez de recursos y donde se han instaurado gobiernos totalitarios. Algo con lo que nos podemos fácilmente relacionar a pesar de los 90 años de diferencia. 

A casi 10 años de su primera aparición en "Lágrimas en la lluvia", Bruna deja atrás su coraza y acepta la vulnerabilidad que supone amar. No por nada, el subtítulo de "Los tiempos del odio" es "sin amor no merece la pena vivir", frase que resuena a lo largo de la novela de ciencia ficción.

"Amar apasionadamente nos pone en riesgo. Somos más frágiles cuando amamos, pero es que no hay otra elección porque si eliges no amar por el miedo al dolor entonces estás eligiendo no vivir. Eliges la paz del cementerio y, para eso, ya estás muerto. Hay mucha gente que a pesar de eso no sabe dar ese paso", reflexiona Rosa Montero quien, dice, nunca haber tenido ese miedo hacia demostrar sus emociones. 

Salomé Jimenez interpretó a Bruna Husky para un monólogo creado por Montero. | Fuente: Instagram Rosa Montero

LOS TIEMPOS DEL ODIO: ERA TRUMP Y BOLSONARO

A pesar de inscribirse en el género de la ciencia ficción ─con ligero guiño a "Blade Runner", cinta basada en la obra de Philip K. Dick─ la ganadora del Premio Nacional de las Letras de España considera que se puede clasificar dentro de su obra más realista. En un mundo dividido, de democracia imperfecta, de populismos y racismo, no es difícil encontrar las similitudes con el presente.  

"Estoy convencida que el mundo que vivimos es mucho peor. Esos tiempos del odio de los que hablo son los que vivimos ahora. Están subiendo y triunfando, en todo el mundo, el extremismo, la demagogia y los sistemas políticos fanáticos. Así están subiendo los Trump, Bolsonaro, el fascismo en Europa y endureciéndose los totalitarismos de izquierda como Maduro. Ese es un futuro horroroso que vivimos ya", dice con una risa ahogada. 

Pero aún ve una salida para recuperar la fe entre tanto descreído que ve con añoranza los gobiernos totalitarios. "Frente a este discurso del odio, lo único que podemos hacer es refundar la democracia. Conseguir que sea un sistema, como en su origen, que intente dar más poder a la gente de la calle, dar más dignidad a sus vidas y que no sirva como huerta a los poderosos", recalca la autora de "La loca de la casa" y "La hija del caníbal"

Rosa Montero sobre su novela "Los tiempos del odio" y sus actividades en la FIL Lima 2019. | Fuente: RPP Noticias

ABRIR LOS OJOS ANTE LA FALTA DE IGUALDAD

En mayo pasado, Rosa Montero fue una de las más de 100 personalidades que firmaron el manifiesto "Contra el machismo literario". Este criticaba la escasa presencia femenina en la Bienal de Novela Vargas Llosa. Al iniciar la FIL Lima 2019, en las redes sociales se censuró la ausencia de mujeres en la mesa inaugural. Al respecto, la escritora española ─que participará en una mesa sobre barreras de género en la industria editorial─ alza la voz contra la discriminación en todos los actos culturales y eventos sociales. 

"Vivimos en una falsa neutralidad que es la preeminencia de la masculinidad. Va siendo hora que todos vayamos denunciándolo y pasar a ser conscientes e intentar cambiar esa especie de inercia. La feria, por otro lado, pone mesas contra la discriminación. Lo intentamos, pero no es suficiente porque estabamos cegados hombres y mujeres. Este tipo de denuncias viene muy bien para que abramos todos los ojos", subraya.

¿Qué opinas?