Pepper y Mint nos explican que si ya tenemos algún dinero guardado y nuestra idea está validada por el mercado, con eso es suficiente para lanzarnos a la piscina.
Pepper y Mint nos explican que si ya tenemos algún dinero guardado y nuestra idea está validada por el mercado, con eso es suficiente para lanzarnos a la piscina. | Fuente: Andina

En el episodio de esta semana, Pepper y Mint nos explican que no siempre es necesario tener mucho dinero para emprender, qué sí es posible comenzar un negocio con poco capital. Partiendo desde el episodio pasado, en donde nos contaron cómo validar nuestra idea, el siguiente paso sería lanzar nuestra idea y comenzar a producir nuestro producto o servicio.

Cuentan que muchas personas tal vez esperan un buen tiempo para comenzar a emprender, porque existe esta creencia de necesitar un importe muy grande o el típico “socio capitalista” que inyectará plata en tu negocio. Y pues no, Pepper y Mint rompen con este paradigma diciéndonos que si ya tenemos algún dinero guardado y nuestra idea está validada por el mercado, con eso es suficiente para lanzarnos a la piscina.

Para entender cómo emprender con poco dinero, Pepper y Mint nos cuentan sobre una técnica que se llama Bootstrapping. El Bootstrapping es comenzar tu emprendimiento solo con lo que tienes, tanto de manera económica como con tus propias habilidades. Nos habla de no pedir un préstamo a un banco, a amigos o familiares, sino invertir solamente aquel dinero con el que cuentes hoy y comenzar nuestra idea solo con eso.

Por otro lado, el Bootstrapping también trata de que nuestro emprendimiento trate de algo que se adecue a nuestras habilidades, de modo que podemos hacerlo solos sin necesidad de contratar a alguien. Una segunda técnica que nos mencionan es la de hacer un Producto Mínimo Viable (PMV), que no es más que la versión más básica de nuestro producto, construida de la manera más simple posible, pero que sea funcional. La idea es lanzar esta versión base y ver cómo reaccionan nuestros usuarios, para poder medir estos comportamientos y luego aprender de ellos. Estos aprendizajes harán que entendamos que tenemos que agregar o quitar de nuestro PMV y así podemos volver a construir una siguiente versión.

Para terminar, Pepper y Mint nos mencionan tres ejemplos que comenzaron como PMV y que ahora son grandes corporaciones. El primero es la marca de shampoos y productos para el cabello Paul Mitchell, el segundo es Dropbox, el servicio de alojamiento de archivos en la nube, y el tercero es la marca peruana de helados Artika.

Escucha el episodio completo aquí: