Adamari López
Adamari López se alza como activista a favor de los latinos en la pandemia. | Fuente: EFE

La pandemia del COVID-19 ha traído de nuevo a la vida de la conductora y actriz Adamari López algunos de los momentos más difíciles de su vida: las dos terribles crisis de salud que la pusieron muy cercana a la muerte y que le han dejado importante secuelas a ella y a su familia.

"Yo estuve en coma hace año y medio en condiciones muy parecidas a las que sufren los pacientes de COVID. También la pasé muy mal con mi cáncer. Todo eso me tiene muy sensibilizada y desde hace años me llevó a profundizar mi compromiso con causas que beneficien el bienestar", confesó la recordada actriz de "Amigas y rivales".

A través de su rol como conductora de "Un nuevo día", la artista se convirtió en una fuerza detrás de las diferentes iniciativas a favor de la salud del público. Antes del coronavirus, tenía una mayor sensibilidad por las campañas de prevención contra el cáncer.

"Siento que desde que decidí compartir con el público la noticia de que tenía cáncer de mama me convertí en una vocera de la lucha contra esta enfermedad", indicó Adamari López recordando aquel 22 de marzo de 2005, cuando lo anunció, a los 33 años, al lado de su ahora exesposo Luis Fonsi.

21 DÍAS TERRIBLES

Sin embargo, en 2017, la vida le tenía otro revolcón. Lo que comenzó como un resfrío resultó ser un fuerte caso de influenza, que por no hacerle caso se convirtió en un episodio tan o más aterrador que el propio cáncer.

"No me acuerdo de la mayor parte de las cosas. En parte por lo mal que estuve y en parte por el tipo de medicinas que me dieron. Pero sé que estuve en una de esas camas volteadas como en las que ponen a los pacientes de COVID. Estuve como ellos con respiración asistida. Fueron 21 días terribles", señaló la artista de 49 años.

El adjetivo, aclaró, lo dedica más a lo que vivió su familia, que a su propia experiencia. "Para mi hija Alaïa (de 5 años) las mascarillas eran ya algo conocido, porque nadie podía acercarse a mí sin ellas. Mis seres queridos pensaron que quizá se tendrían que despedir de mí", indicó Adamari López.

FAMILIA "TRAUMATIZADA"

Dos semanas antes de que Rita Wilson y Tom Hanks fueran diagnosticados con la COVID-19 en Australia, la artista compartió con la esposa del actor y productor en Los Ángeles (EE.UU.). Estuvo dos semanas de cuarentena, algo que de inmediato puso el tema en la palestra de sus fans.

Su pareja, el coreógrafo español Toni Costa, sus hermanos y hasta su suegra quedaron "traumatizados con lo que pasó", y eso que, dice, a ella le "fue bien”. "Tengo muy presente la pandemia, me estoy cuidando mucho, pero también sé que tenemos que aprender a convivir con esto. Ellos se ponen mal si sienten que me puedo enfermar. Está siendo duro", completó. (EFE)