La cantante Ariana Grande se volvió a subir al auto de James Corden para protagonizar un divertido "Carpool Karaoke", segmento donde los artistas cantan mientras pasean por la ciudad, a propósito del estreno de su último disco "Sweetener".

La estrella juvenil, quien hace poco cumplió 25 años, aclaró al presentador de televisión los diversos rumores sobre un supuesto embarazo.

"La gente de verdad quiere verme embarazada. Lo quieren tanto que cada dos semanas hay una cuestión de un supuesto embarazo", desmintió Ariana quien se encuentra comprometida con el comediante Pete Davidson.

La intérprete de éxito musicales como "Problem" y "Dangerous Woman", además, respondió a los comentarios en redes sociales que la acusan de malos tratos con su equipo de producción.

Todo surgió a raíz de que la cantante subió, a su cuenta de Instagram, una imagen donde aparece el gerente de su gira cargándola para que ella no camine desde el auto hasta su camerino.

"Te diré lo que pasó. Hubo una foto de mí siendo llevada por mi gerente de gira porque acababa de filmar un video en zapatillas de punta y lo publiqué porque pensé que era lindo. Como que mis dedos de los pies estaban sangrando. Estaba sufriendo", explicó la ex actriz de Nickeloden.

Luego, parodiando el hecho, James Corden cargó a Ariana Grande sobre su espalda y la llevó a comprar un café. Ella también bromeó con la situación y les dijo a los comensales de la cafetería en tono sarcástico: "¿Sabían que siempre exijo que me carguen? Ese el tipo de estrella pop que soy, solo quiero que lo sepan".

¿Qué opinas?