Leonardo DiCaprio está en el ojo de la tormenta por su asociación con la firma Diamond Foundry, que ha sido acusada de publicidad engañosa relacionada a sus diamantes. | Fuente: Instagram

Es de conocimiento público que el actor Leonardo DiCaprio, famoso por sus actuaciones en Titanic, “El lobo de Wall Street” y “The Revenant, tiene una fuerte preocupación por el medio ambiente.

Tanto así que invierte, desde hace cuatro años, en la firma Diamond Foundry, que hoy se encuentra en el ojo de la tormenta. La Comisión Federal del Comercio de los Estados Unidos (FTC) hizo público que la marca está utilizando un lenguaje intencionalmente engañoso para anunciar sus joyas con diamantes en línea, dejando entrever que estos ejemplares son reales, cuando en realidad son creados en un laboratorio.

¿Cómo llegó el dato a los medios? Una carta enviada por la FTC a la empresa Diamond Foundry se filtró y se publicó en el sitio Page Six. En esta, la agencia  muestra su preocupación, debido a que algunos de los anuncios podrían estar violando su código, que prohíbe “actos o prácticas desleales o engañosas que afecten al comercio”.

"DIAMANTE DE SANGRE"

Tras protagonizar el filme “Diamante de Sangre”, que hace referencia a los diamantes que se encuentran dentro de las zonas de guerra y se venden para financiar dichos conflictos, Leonardo DiCaprio se empapó sobre la problemática del contrabando de joyas en África. Así decidió invertir en la empresa mencionada que, en teoría, busca alternativas sostenibles y fabrica diamantes artificiales de alta calidad.

DiCaprio hizo pública su alianza con la compañía a través de su cuenta de Twitter en noviembre del 2015: "Estoy orgulloso de invertir en Diamond Foundry, una empresa que reduce los costos humanos y medioambientales mediante el cultivo de diamantes sostenibles", aseguró.

LA INVESTIGACIÓN

La agencia estadounidense sostiene que varios de los anuncios de Twitter e Instagram de Diamond Foundry hacen referencia a joyas sin revelar que los diamantes son creados en un laboratorio.

Al hablar de “auténticos diamantes” se estaría incurriendo en publicidad engañosa; además de alejarse del objetivo inicial, que era resaltar los beneficios medioambientales de sus joyas en comparación a las que tienen diamantes extraídos.

¿MÁS PROBLEMAS?

No sería la primera vez que Leonardo DiCaprio se ve inmerso en un escándalo pues, en el 2016, el actor fue noticia tras haber aceptado varios millones de dólares de parte de un fondo malasio que se encontraba bajo investigación en Estados Unidos.

Las autoridades de EE.UU. iniciaron una ofensiva judicial para recuperar el dinero de fondos públicos que fue desviado por 1Malaysia Desarrollo Berhad, originalmente dedicado al desarrollo de dicho país.

Luego de ser notificado del sucedo, DiCaprio emitió un comunicado a la opinión pública y devolvió el dinero de cualquier donativo que estuviera conectado con la organización que se encontraba bajo investigación.

¿Qué opinas?