Anahí de Cárdenas
Anahí de Cárdenas recordó su duro paso por Hollywood. | Fuente: Instagram

Anahí de Cárdenas es una actriz consolidad, ya que tiene estudios en Estados Unidos donde buscó en reiteradas ocasiones oportunidades para trabajar en la industria. Sin embargo, camino a sus sueños, se encontró con la otra cara de la moneda en Hollywood: el acoso de los directores.

Sin embargo, en medio de todo lo malo, conoció a Andrea Guasch, una amiga que le ayudó a salir adelante y no dejar que algún manager o persona de alto rango, le haga daño. Compartiendo una foto con ella en Instagram, la actriz comenta que viajó a Nueva York a los 28 años para probar suerte.

Fue una gran época de aprendizaje, lleno de momentos lindos y frustraciones muy grandes, sueños y decepciones”, dice su mensaje. No obstante, decidió contar lo más decepcionante que pudo pasar en su estadía:

“Pasé por todos los clichés de Hollywood (el novio promotor de discotecas, el director acosador, el manager que quiere sexo a cambio de representación, el desfile en lencería para la comunidad rusa (segurísima que eran mafiosos); en fin, de todo, empecé a tramitar mi visa de artista. Iba a ser cara y no tenía mucho dinero”, escribió Anahí de Cárdenas.

Ver esta publicación en Instagram

Tenía como 28 años y decidí irme a probar suerte a Hollywood. Entré a estudiar al @newyorkfilmacademy y ahi conocí a una de mis mejores amigas de la vida, pueden pasar mil años sin vernos, pero cuando nos juntamos, es como si no hubiese pasado el tiempo. Mi clase estaba compuesta por una Nigeriana, un Mexicano @tom_peralta , un ingles, un suizo, una americana, una brasilera, una rusa, un italiano, un española @andreaguasch y una peruana (🤟🏼). Fue una gran epoca de aprendizaje, lleno de momentos lindos y frustraciones muy grandes, sueños y decepciones. Luego de haber pasado por todos los cliches de Hollywood (el novio promotor de discotecas, el director acosador, el manager que quiere sexo a cambio de representación, el desfile en lencería para la comunidad rusa (segurísima que eran mafiosos) en fin, de todo, empece a tramitar mi visa de artista. Iba a ser cara y no tenia mucho dinero. Es difícil ser inmigrante, sin referencias, sin conocer a nadie. Llegue con una mano adelante y otra atrás, a dormir en el sillón de un amigo. Gracias al cielo nos hicimos amigas y nos encontramos. Te convertiste en mi hermana, mi confidente, mi familia. Me salió un casting, quedé, era para una peli en Perú. Volví a lima y terminando la peli me regrese a Los Angeles. El tramite, la visa, ya estaba todo encaminado, de pronto recibo una llamada. Tenía trabajo en lima y yo necesitaba el dinero para pagar mi visa. Me regresé. Una cosa llevo a la otra y me quede en lima, no regrese a Los Angeles. ¿Qué hubiese pasado si me quedaba? ¿La hacia? ¿Qué dicen ustedes? #losangeles #actress #dreams #hollywood #cuandoerajoven

Una publicación compartida de Anahi De Cardenas (@anahidec) el

A pesar de ello, confiesa que pudo salir adelante sin aceptar este tipo de ofertas y agradeció a Andrea por ser su mano derecha: “Gracias al cielo nos hicimos amigas y nos encontramos. Te convertiste en mi hermana, mi confidente, mi familia”.

Finalmente, resaltó que su destino era quedarse en Lima, porque la llamaban para que pasara una serie de castings en Perú. Si bien ya tenía todo tramitado para regresar a Los Ángeles y formarse como actriz allá, siempre regresaba a su país y terminó por establecerse aquí.

Por ese motivo, Anahí de Cárdenas aún se cuestiona sobre lo que pudo haber pasado si no aceptada los trabajos en la capital y se quedaba en Estados Unidos: “¿Qué hubiese pasado si me quedaba? ¿La hacia? ¿Qué dicen ustedes?”, comentó.

Sus amigos y fanáticos respondieron la publicación rechazando el acoso que sufrió por parte de los directores y aseguraron que iba a triunfar en cualquier lugar, ya que es una gran actriz.