Angie Jibaja comparte vídeo en Instagram y se quebró al hablar de sus hijos. | Fuente: Captura de pantalla

A través de una transmisión en vivo por medio de su Instagram, Angie Jibaja respondió a las preguntas de sus seguidores. Sin embargo, se quebró cuando habló sobre sus hijos a quienes no ve desde hace un tiempo.

En sus historias de esta red social, la modelo peruana reveló que está pensando en “raptar” a sus pequeños de la casa de su expareja Jean Paul Santa María, quien por el momento dispone de la custodia de los menores:

“Cómo pueden ser tan básicos, siempre he estado con ellos (...) pero lamentablemente soy real (...) Se me ha pasado por la cabeza robármelos y raptarlos porque son míos, ellos eran mi familia, son todo”, dijo llorando.

Además, Angie Jibaja se refirió a los programas de la televisión y los culpó por no tener a sus hijos con ella: “Es televisión basura, aquí estamos para levantarnos, no estamos para tirarnos abajo”.

La “Chica de los tatuajes” asegura que nunca abandonó a sus hijos y tenía miedo de que se los llevaran a una casa hogar:

“Si yo estuviera emocionalmente bien hubiera defendido mi derecho (...) tantos ellos como yo teníamos miedo, ellos de que no me vuelvan a ver a mí y yo que se los lleven a un orfanato, estaba aterrorizada que se los vayan a llevar a un orfanato. Una madre siempre está preparada para estar con sus hijos. Yo nunca los abandoné. Lloro porque me duele”.

“ANGIE ANTES QUE JIBAJA”

La modelo se lanzó como escritora y aseguró que todos debían saber por lo que estaba pasando así que realizó cinco libros autobiográficos donde contará su verdad. La primera entrega se llamará “Angie antes que Jibaja y confiesa que todos la podrán leer ya que es virtual.

“Este libro lo comencé como parte de una terapia, y luego se convirtió en una aventura que hoy me alegra poder compartir. El escribir, me ha ayudado a liberarme de mentiras sobre lo que he hecho en la vida. También sobre lo que otros han hecho. Aquí, cuento todas esas historias que por años cargué, oscuros secretos que me dolía contar y no me dejaban avanzar”.

¿Qué opinas?