Rodrigo González respondió a Pedro Suárez-Vértiz. | Fuente: Instagram

Luego de que Pedro Suárez-Vértiz publicara un extenso mensaje en el que relató cómo conoció al padre de Rodrigo González y al mismo ‘Peluchín, el conductor de televisión respondió de la misma forma y manifestó su admiración por el cantante de rock. 

En su cuenta de Instagram, Rodrigo González manifestó su emoción por las palabras de Suárez-Vértiz. “Despertarme con esta publicación hace que hoy sea un día inolvidable”, inició su publicación. 

El polémico personaje expresó su admiración y respeto hacia el exintegrante de Arena Hash. “Siendo la estrella que es, conversaba conmigo tirado en el suelo detrás de la escenografía hasta que llegara su momento”, sostuvo.

Asimismo, narró desde su perspectiva cómo fue ese encuentro en la esquina de un semáforo cuando ambos iban cada uno en su auto, durante la época que Pedro Suárez-Vértiz había sido diagnosticado con una enfermedad que lo haría perder la voz. 

“Cuando bajé la ventana para saludarte y sabía lo que estabas pasando, lo sentí como propio, me imaginaba qué pasaría por tu mente si la vida te dijera que estabas a punto de perder lo que más querías, lo que es tu vocación y pasión”, anotó. 

“Era un momento muy difícil para ti y todos los que disfrutamos de tu talento, pero algo también me decía que a una persona como tú esos reveses de la vida los fortalecían y que un artista con todas sus letras transmite de la forma y canal de comunicación que sea para llegar a su gente, y así lo sigues haciendo siempre. No nos equivocamos”, agregó el popular 'Peluchín'

Finalmente, Rodrigo González agradeció al intérprete de “Cuando pienses en volver” por el texto que publicó, en el que habla de su padre Carlos González. “Gracias por recordar a mi padre con tanto cariño”, precisó.

“Como dice tu canción, “quisiera encontrar “ alguien que cante como tú, que conecte igual que tú... pero no, no nacerá jamás otro PSV. Todo mi respeto y admiración infinita”, concluyó el exconductor de Latina.

Ver esta publicación en Instagram

Las relaciones padre-hijo siempre me han tocado profundamente. Quizá porque la mía quedó en debe cuando mi papá partió y yo tenía solo 19 años. Ya con una exitosa carrera como solista, soñaba con comprarme una camioneta Land Rover. Iba siempre a la lujosa tienda de Miraflores a mirarlas. Hasta que un día un gringo loco entró y pidió 6 Land Rovers del modelo más rural, para llevárselas a Tarapoto. Años después yo era el invitado a desayunar en un programa de Mathias Brivio y en los descansos conocí y conversé mucho con Rodrigo Gonzalez “Peluchín”. Me pareció un tipazo. Era muy inteligente. Años después viajé a Tarapoto. Me llevé a mi hijo Salvador y nos hospedaron en el mejor hotel. El concierto fue apoteósico y los paisajes eran un sueño. La banda regresó a Lima pero mi hijo y yo nos quedamos para hacer los tours que ofrecía el hotel. Era un viaje pedre-hijo. Pero oh sorpresa, los paseos del hotel por la selva y hermosos lagos azules eran en las 6 camionetas que compró el señor cuando yo estaba en la tienda. Y el tío era el dueño del hotel. Usaba barba, ropa de safari y una bandana en la cabeza. Todo un personaje. Logró su sueño y lo admiraba. Años después yo estaba muy demacrado por el estrés de recién enterarme que tenía una enfermedad discapacitadora. Mi vida no tenia sentido y me encontré carro a carro con Rodrigo. Me pasó la voz y solo sonrió. No me abordó ni me hizo ninguna pregunta. Pero sentí su identificación y apoyo para con mi problema. Fue un gran momento que siempre recuerdo. Cuando el semáforo se puso en verde alzó su mano derecha y se despidió con mucha amabilidades ad sin decir nada. Yo estaba desaparecido de los medios. Era una primicia verme, pero Rodrigo nunca comentó nada en ninguna parte. Años después vi a Rodrigo totalmente descompuesto en la tele contando que su padre acababa de morir. Contó que se quedaba con la satisfacción de que su padre finalmente aceptó que su hijo fuera un crítico de farándula. Rodrigo logró cerrar su libro con su padre. Pero sus palabras me conmovieron más aún cuando mostró la foto con su papá y para mi tremenda sorpresa el señor era el tío aventurero dueño del hotel de Tarapoto. Increíble.

Una publicación compartida de Pedro Suárez-Vértiz (@pedrosuarezvertiz) el