River Plate vs. Boca Juniors
La final de la Copa Libertadores 2018 debía jugarse este sábado, pero fue postergado. | Fuente: AFP

Una final que quedará para la historia negra de la Copa Libertadores. River Plate y Boca Juniors no pudieron jugar este sábado como estaba previsto por los hechos de violencia registrados en los exteriores del Monumental de Núñez. Pero no fue el único hecho vergonzoso en este partido frustrado.

Tras la agresión que sufrió el bus de Boca Juniors y que provocó que varios jugadores acaben con heridas de consideración, empezó una serie de hechos desafortunados que llevaron a la suspensión del superclásico y mostrar la peor cara del futbol latinoamericano.

El ataque al bus de Boca Juniors

Al promediar la 1:00 p.m. el plantel de Boca Juniors se dirigía rumbo al Monumental de Núñez cuando fue brutalmente atacado por un grupo de hinchas desadaptados. Lanzaron piedras, palos y hasta bombas lacrimógenas que perjudicaron al plantel. Producto de esta agresión, varios jugadores acabaron heridos y afectados.

​

Víctimas del ataque

Pablo Pérez y Gonzalo Lamardo acabaron con heridas en los ojos debido a los vidrios rotos del bus. En el caso del primer, era fijo en el equipo titular de Barros Schelotto y ahora su presencia está en duda. Wanchope Ábila, Edwin Cardona, Carlos Tevez y Nahitan Nández también acabaron afectados por el gas lacrimógeno que recibieron.

Postergación tras postergación

Era evidente que el plantel de Boca Juniors no estaba en condiciones de jugar el partido, pero Conmebol presionaba para que el partido se juegue. Primero anunciaron una postergación de una hora, y luego nuevamente para las 5:15 (hora peruana). Tras varias idas y vueltas, finalmente el partido se suspendió.

Incidentes dentro del Monumental

Cuando se confirmó que el partido no se iba a jugar, algunos hinchas de River Plate realizaron algunos desmanes. Incluso el presidente del club Rodolfo D'Onofrio fue sorprendido por hechos de violencia mientras brindaba una entrevista. También hubo desmanes en los ingresos al recinto deportivo, con hinchas que querían meterse sin entrada.

Críticas a la Conmebol

El plantel de Boca Juniors mostró su molestia contra la Conmebol señalando que se sintieron presionados para jugar, pese a la agresión que sufrieron. "Que le den la Copa Libertadores a River que tiene tanto peso en la Conmebol y no hacen nada", dijo un furioso Darío Benedetto.

"Es una vergüenza lo que hace la Conmebol con nosotros. Teníamos jugadores en el hospital y querían que jugáramos igual. ¿Qué tiene que pasar para que se suspenda el partido?", expresó Carlos Tevez.