Cuando estamos de mal humor o tristes, nuestro cuerpo empieza a manifestar ese estado de ánimo en síntomas físicos.

Daniela Tempesta, la psicoterapeuta de San Francisco, señaló que la conexión mente-cuerpo está bien documentada en la investigación de la neurociencia, la psiquiatría y la medicina.

Lo bueno de todo esto, es que podemos usar la mente para ayudar a curar las dolencias del cuerpo; es decir, cuando estamos ante alguna angustia podemos usar el cuerpo para cambiar nuestros sentimientos.