Inspección en Golf de San Isidro | Fuente: Sunafil

La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), ingresó este jueves al Lima Golf Club de San Isidro y halló a cuatro adultos mayores que trabajaban dentro de sus instalaciones. Esto pese a que su oficio no se encuentra dentro de las servicios esenciales que permite el Estado de Emergencia por COVID-19.

Tras la denuncia de vecinos del campo, Sunafil realizó una inspección de una hora y comprobó que 10 trabajadores realizaban el mantenimiento de la laguna de oxidación de aguas servidas. Dentro del grupo había cuatro personas mayores de 60 años, grupo vulnerable ante el nuevo coronavirus.

La Gerencia de Fiscalización de la Municipalidad de San Isidro encontró que los empleados de Lima Golf Club no tenían elementos de seguridad ni protección adecuada. 

El superintendente de Sunafil, Edilberto Terry, levantó un acta con las observaciones, mientras que la comuna de San Isidro hizo un llamado de atención al club para que subsanen las observaciones.

Asimismo, los cuatro trabajadores mayores de 60 años fueron enviados a sus domicilios para que cumplan el aislamiento social.

De acuerdo a Sunafilse ordenó a Lima Golf Club a que reduzcan la cantidad de trabajadores en las instalaciones con las medidas requeridas para evitar la propagación del COVID-19.

La respuesta del club 

Horas más tarde, el Lima Golf Club respondió por estos hechos. Mediante un comunicado, explicaron que el superintendente de Sunafil, el alcalde de San Isidro y el fiscal de prevención del delito constataron que el club otorgó licencia con goce de haber a 230 trabajadores cuya labor no es indispensable durante la cuarentena.

Señalan que constató también que en ese momento estaban laborando 6 obreros encargados del mantenimiento y limpieza de la laguna de oxidación y el riego de sus áreas aledañas. "Dichas labores, como es obvio, resultan indispensables para evitar que se genere un foco infeccioso a su alrededor", dice el comunicado.

"Los trabajadores cuentan con el correspondiente permiso laboral especial conforme a las disposiciones aplicables por el estado de emergencia, y trabajaban cumpliendo las disposiciones de salubridad aplicables", continúa el documento.

Asimismo, niegan que las autoridades hayan manifestado o plasmado en el acta correspondiente haber encontrado infracción alguna, y únicamente recomendaron que el superintendente de campo y un trabajador más se retiren de las instalaciones del club por tener 60 años. A lo que el club habría accedido.

Por todo ello, afirman que les "ha sorprendido un tuit de Sunafil que menciona supuestos incumplimientos al decreto que norma la cuarentena, los cuales, si existieran, no nos han sido comunicados en el Acta Fiscal –pero sí al público en un tuit—violando el derecho a la defensa y el debido proceso".

El club señala que desconocen los incumplimientos que les imputa Sunafil y exigen que se los notifiquen para realizar los descargos, o que la entidad se rectifique inmediatamente.

¿Qué opinas?