Gastronomía: Los pallares iqueños

La mejor época de siembra se encuentra entre los meses de febrero y abril por condiciones agro climáticos y presencia de menores problemas fitosanitarios.
RPP

El cultivo del pallar se desarrollo muy bien en el valle de Ica, porque presenta condiciones agroclimáticas favorables para su producción. Los pallares pueden agruparse en tres variedades conocidas, que el agricultor podría elegir: variedades tardías (pallar criollo), variedades semiprecoces (señor de Luren y Generoso de Ica 1548-71) y las variedades precoces ( Sol de Ica 450 y iqueño precoz INIA 205.

La mejor época de siembra se encuentra entre los meses de febrero y abril por condiciones agro climáticos y presencia de menores problemas fitosanitarios. Siembras posteriores ó anteriores a lo indicado van a significar disminución en rendimiento.

Los pallares comenzaron su vida pública como parte de los rituales mágico religiosos de los Mochicas, que llamaban a los palleres “Pajek”, que significa “luchador o soldado de avanzada. Posteriormente los Incas lo relacionaron con un frejol, seco, duro llamado Awqa o Pallarkoy, que significa “rebelde, luchador o terco”.

Pero cuando de gastronomía iqueña se habla, inmediatamente la ensalada de pallares verdes, la morusa, los pallares batidos acompañados de alguna carne y el chupe de pallares, desfilan bajo el titulo de platos típicos de la zona, haciendo alarde de un excelente sabor, que a estas alturas de mi labor, invitan a la mente y a los antojos a no desear más que un buen plato de cualquiera de ellos, sin olvidar, claro está, el importante aporte nutricional que estos prodigan.

El pallar, menestra de mayor proporción que las demás, no es solo la materia prima de los potajes ya mencionados, es por sobre cualquier definición, la esencia de una cultura viva, que nació en tiempos inmemoriales, que recorrió por propia virtud las extensiones de más de un territorio y que habla en la actualidad del patrimonio de una historia con ribetes mágicos, una historia de museos y tumbas, pero al fin y al cabo, viva.

************************************************************

Síganos también a través del facebook (Nuestra Tierra) y Twitter (@NuestraTierra)