El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tiene la certeza de que a su colega colombiano, Juan Manuel Santos, no le interesa el proceso de paz que mantienen abierto el Ejecutivo de ese país y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Yo en este momento más que dudas ya puedo tener certezas de que al presidente Santos no le interesa el proceso de paz más, ahorita yo tengo esa certeza a menos que él nos demuestre lo contrario", dijo Maduro en una intervención televisada por el canal estatal VTV.

El presidente venezolano dijo que "era una duda" que tenía el viernes porque le dio "el beneficio de la duda" al Gobierno de Bogotá, pero ha cambiado de opinión tras el anuncio de Santos de un acuerdo con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) con vistas a su incorporación en esa organismo.

"Yo en este momento creo que ya hay una decisión del presidente Santos de darle una patada a la mesa, pero ha ideado una estrategia para que la patada a la mesa se la dé Venezuela o se la dé en este caso la contraparte reconocida por el Gobierno colombiano como fuerza política que es la FARC", agregó.

El pasado sábado, Santos anunció que este mes suscribirá un acuerdo de cooperación con la OTAN que iniciará "todo un proceso de acercamiento, de cooperación, con miras también a ingresar a esa organización".

Maduro afirmó que hay "una decisión estratégica" del Gobierno colombiano que confirma "cada uno de los pasos" que ha venido dando en "esta nueva situación que han creado ellos y que nosotros lamentamos", dijo.

"Lamentamos porque nosotros creemos en las buenas relaciones y queremos la paz en Colombia y creemos en las buenas relaciones con el gobierno de Colombia", agregó.

"Ojalá pudieran restablecerse, mantenerse de manera estable pero en base al respeto, en base al respeto y reglas de juego, de paz", indicó, mientras daba lectura a unas declaraciones de la secretaria de Estado adjunta de Estados Unidos para Latinoamérica, Roberta Jacobson, apoyando la iniciativa de Santos.

Maduro insistió en que Santos ha dado un "giro negativo" a sus relaciones con Sudamérica y América Latina con su decisión.

"Nosotros cuando hacemos lo que hacemos es porque estamos claros de lo que está sucediendo, estamos claros de que no fue un malentendido, es una política decidida, es un giro negativo en contra de la paz de Venezuela, en contra de la unión y la paz de América del Sur y de América Latina", señaló.

La temperatura política entre Venezuela y Colombia ha subido en los últimos días después de que Santos decidiera recibir al líder de la oposición venezolana Henrique Capriles, quien no acepta los resultados electorales del pasado 14 de abril, que dieron la victoria a Maduro por estrecho margen.

Maduro felicitó hoy hace siete días a Santos tras el acuerdo alcanzado entre el Gobierno colombiano y las FARC sobre al problema de la tierra, y comentó que se puso "a la orden" para "seguir ayudando" a la paz de ese país.

EFE