Ministra de Salud: ´Minsa está capacitado para detectar el ébola´

La ministra de Salud, Midori de Habich, confirmó que, según los exámenes practicados al paciente africano, éste no tiene ébola. Además señaló que el análisis hecho está validado por la OMS.

El paciente africano que fue puesto en cuarentena dio negativo para el examen que determina si tiene o no el virus del ébola. Así lo confirmó en una conferencia de prensa la ministra de Salud, Midori de Habich, quien además señaló que el análisis practicado en el Instituto Nacional de Salud está validado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Hoy (lunes) a las tres de la tarde, el Instituto Nacional de Salud ha confirmado que el resultado del análisis es negativo para ébola virus. (…) El protocolo de laboratorio utilizado cuenta con la validación de la Organización Mundial de la Salud. Por lo tanto, estamos totalmente confiados de la validez de este resultado”, señaló la ministra.

“En conclusión, el paciente MB no presenta diagnóstico laboratorial compatible con la enfermedad del virus ébola”, añadió.

Además, indicó que el Ministerio de Salud cuenta con reactivos suficientes de presentarse la necesidad de realizar nuevos análisis para atender a más de 5 000 casos de pacientes sospechosos de tener el virus.

¿POR QUÉ AISLARON AL PACIENTE?

Por otro lado, la titular de Salud explicó por qué se decidió aislar al paciente. En primer lugar se tomó en cuenta que el paciente presentó un pasaporte de Guinea Conakry, lugar donde se han presentado casos de ébola.

También se tomó en cuenta el cuadro clínico del guineano: con fiebres, náuseas, vómitos y debilidad, síntomas del virus. En tercer lugar se consideró el itinerario del africano, lo que fue difícil de averiguar por la falta de comunicación, ya que hablaba un dialecto del francés.

La decisión fue prevenir y felizmente tenemos un resultado negativo”, dijo la ministra.

“La población peruana puede sentirse tranquila, no hay razón de alarma, estamos trabajando intensamente para aplicar con rigurosidad los protocolos diseñados por la OMS”, agregó.

Asimismo, anunció que se han comprado 35 "cápsulas", por 10 000 dólares cada una, para asegurar el traslado de eventuales casos de contagio hacia los hospitales regionales que cuentan con zonas de aislamiento para pacientes con tuberculosis.