El túnel mide 230 metros de longitud y se dirigía al penal Castro Castro. | Fuente: Cortesía/RPP

Continúan las revelaciones en torno a la construcción de un túnel de 230 metros de longitud por donde planeaba escapar un grupo de narcotraficantes del penal Miguel Castro Castro, en San Juan de Lurigancho.

La presidenta del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), Susana Silva, confirmó que no sería reciente, sino que la excavación habría comenzado hacia finales del 2018.

"Se ha encontrado unas especies de canaletas o tubos de plástico que parecian respiraderos y que tenían las fechas de fabricación que datan del 20182, precisó.

El diseño y la construcción

Quien habría pagado por la construcción del túnel junto a otros dos criminales -uno mexicano y otro colombiano- sería el serbio Zoran Jaksic, quien fue trasladado en 2019 a otro centro penitenciario de mayor seguridad tras conocer las autoridades que planeaba una fuga.

En ese momento, la excavación habría quedado paralizada y, según las investigaciones policiales, recientemente se habrían retomado los trabajos.

Los vecinos confirmaron a RPP Noticias que, durante la madrugada, escuchaban ruidos de construcción y veían a varias personas salir con bolsas de desmonte del predio.

La boca del túnel fue descubierta en un predio en San Juan de Lurigancho. | Fuente: Cortesía/RPP

La hipótesis policial es que para el diseño del túnel habría intervenido un ingeniero o un técnico con conocimientos en este tipo de estructuras y que los obreros habrían sido de nacionalidad colombiana.

El túnel cuenta con una entrada con soporte de vigas de madera de aproximadamente 1.60 metro de alto. Pasando los primeros 25 metros de recorrido, tiene en algunos puntos estructuras de metal y trozos de madera en las paredes para evitar la caída de piedras.

Susana Silva también indicó que hasta el momento no han detectado construcciones o excavaciones dentro del establecimiento penitenciario. "Todo se habría dado afuera, en el perímetro del penal".

¿A quién pertenece el terreno?

El terreno, que se encuentra en litigio, fue vendido por Pablo Buleje Cárdenas (83 años) a una empresa que asegura lo compró para la instalación de un grifo.

Buleje Cárdenas cuenta con antecedentes policiales. En 20211, fue detenido junto a cuatro personas por tenencia ilegal de armas en una vivienda en Apurímac.

Él se encuentra dicha región y su abogado no ha acudido hasta el momento ante la Policía Nacional. Por su parte, su hija, quien vive en Lima, asegura no tener conocimiento de lo que ocurría en el terreno.