Enrique Vega Leiva disparó contra uno de los sujetos que intentó asaltar su local de pollería en el distrito de Comas. El dueño del local se encuentra detenido en la Dirincri. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Margarita Naupari

Esta madrugada, Enrique José Vega Leiva (34), dueño de una pollería en Comas, disparó contra uno de los delincuentes que intentó robar su local. Según contó su esposa a RPP,  lo había hecho con el fin de defenderse pues ya había sufrido dos asaltos previos y "estaba cansado". 

El caso recuerda al de Luis Miguel Llanos, quien en 2011 también disparó contra dos asaltantes, según él, en defensa propia. Sin embargo, la Fiscalía encargada de la investigación procedió con denunciarlo penalmente por los supuestos delitos de homicidio simple y encubrimiento real. La magistrada que revisó el caso indicó que el empresario había cometido un "exceso en la defensa".

Luis Miguel Llanos fue acusado por la Fiscalía por los supuestos delitos de homicidio simple y encubrimiento real al disparar contra dos sujetos que intentaron asaltarlo. | Fuente: RPP

Según precisó el abogado Mario Amoretti a RPP, la defensa propia es justificada cuando uno es "víctima de una agresión ilegítima". En el caso de Vega Leiva, este "repelió el ataque con la finalidad de defender su vida y la de terceros". 

El letrado señaló además que también se consideran "las circunstancias que remiten peligrosidad en cuanto al patromionio o la vida". Incluyó además el llamado 'principio de proporcionalidad' que se tiene que tener en cuenta durante un ataque. 

"Si veo las circunstancias en donde ingresan sin mi autorización a mi domicilio, estamos ante el primer requisito de una agresión legítima. Si agreden sexualmente a mi esposa o a mi hija y tengo un arma a mi alcance que doy uso y lo mato es una agresión legítima de defensa", explicó.

¿Qué opinas?