Connor McGregor consiguió la noche del 13 de diciembre de 2015 en el MGM Grand de Las Vegas la victoria más rápida en la UFC. | Fuente: UFC

Siendo uno de los referentes en las artes marciales mixtas y convertido en una figura mundial, Connor McGregor no solo posee la fama y la admiración de muchos, así como millones de dólares en su cuenta bancaria, sino que también tiene algo que pocos luchadores han logrado: ganar una pelea en solo 13 segundos.

Esto ocurrió la noche del 13 de diciembre de 2015 en el MGM Grand de Las Vegas, escenario copado de público luego de una gran promoción de este enfrentamiento en que McGregor estaba frente a frente con el entonces campeón de la UFC en categoría de peso pluma, José Aldo de Brasil.

Aldo venía con un invicto de diez años, y con 15 victorias seguidas, todo un record que había ocasionado que críticos y especialistas su favoritismo por el brasileño y la inminente derrota de McGregor pese a lo que ya había conseguido para lograr esta pelea y que incluso, prometió ganar en el primer round.

Sesenta mil personas fueron testigos entonces de lo impensado, aquella noche y con el anuncio del juez, McGregor inició su pelea contra Aldo, un ligero intercambio de golpes, muy leves, cuando repentinamente un izquierdazo de mandíbula de Connor contra Aldo lo hizo caer y tras un doblete consiguió finalizar la pelea en solo 13 segundos.

Esta victoria fue celebrada y generó que muchos críticos dejaran de lado las discrepancias y se rindieran ante la fuerza de McGregor, quien desde aquella noche no solo ganó el campeonato, sino que ocasionó que su fama trascienda aún más de lo logrado.

¿Qué opinas?