Ejército de Rusia
El Ministerio de Defensa señaló que los soldados han llegado a Rusia en aviones de transporte militar. | Fuente: EFE/Referencial

Cincuenta y cinco militares rusos regresaron a Rusia a raíz del mayor intercambio de prisioneros efectuado con Ucrania desde que empezó la ofensiva en esa exrepública soviética, anunció el jueves el Ministerio de Defensa ruso.

"Todos los militares llegaron al territorio de la Federación de Rusia en aviones militares y se encuentran en establecimientos médicos del ministerio", indicó el Ministerio de Defensa ruso en un comunicado.

El texto no mencionaba al exdiputado ucraniano Viktor Medvedchuk, cercano al presidente ruso, Vladimir Putin, y que fue entregado el miércoles, según Kiev.

Los militares "pudieron contactar con sus familiares", afirmó el ministerio ruso, añadiendo que estaban "recibiendo la asistencia psicológica y médica necesaria".

El miércoles, el Gobierno ucraniano había anunciado un importante intercambio de prisioneros con Moscú, que implicaba a 215 prisioneros militares ucranianos, incluyendo jefes de la defensa de la planta siderúrgica Azovstal de Mariúpol (sureste).

Intercambio de prisioneros

En el intercambio, Rusia recuperó 55 prisioneros, incluyendo al exdiputado ucraniano Viktor Medvedchuk, cercano a Vladimir Putin y acusado de alta traición en Ucrania, según dijo por el miércoles por la noche el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

El jueves, el Ejército ruso acusó de nuevo al Gobierno ucraniano de "continuar con sus provocaciones" para "crear una amenaza de catástrofe [...] en la central nuclear de Zaporiyia", la más grande de Europa.

"El miércoles, la artillería ucraniana disparó 13 obuses contra la ciudad de Energodar [donde se encuentra la central] y el territorio adyacente a la central nuclear de Zaporiyia", afirmó el ministerio ruso de Defensa en el comunicado.

Según esa fuente, "la situación radiológica" en el lugar es sin embargo "normal".

Desde hace meses, Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de atacar la central de Zaporiyia y sus alrededores.

(AFP)