Directora de emergencias del hospital central de Wuhan denunció que fue silenciada

Al inicio de la epidemia del Covid-19, la doctora Ai Fen fue convocada por el jefe del comité de inspección disciplinaria del hospital y amonestada por “difundir rumores” que podían dañar la estabilidad del país.

Hospital de Wuhan
La entrevista a la doctora fue eliminada de redes sociales tras su difusión el pasado martes. | Fuente: AFP or licensors | Fotógrafo: STR

Ai Fen, directora de emergencias del hospital Central de Wuhan, ciudad china en la que se originó el nuevo coronavirus (Covid-19) ha denunciado que, al inicio de la crisis, las autoridades locales de Wuhan la silenciaron e intentaron ocultar las primeras advertencias sobre el brote del virus.

A poco tiempo de la visita del presidente de China a Pekín, el testimonio de esta doctora pone en evidencia la represión que sufrió en un inicio, producto de la censura estatal.

En una entrevista a la revista Renvu a la que accedió The Guardian, Fen describió cómo el pasado 30 de diciembre compartió con sus compañeros a través de “WeChat” el informe de un paciente que padecía una infección causada por un virus similar al SARS, que en el 2003 dejó a 800 muertos e infectó a aproximadamente 8000 personas.

El mensaje de advertencia fue ampliamente difundido entre el personal sanitario y también llegó a manos del oftalmólogo Li Wenliag, quien falleció el pasado mes de febrero tras haber sido amonestado por advertir a sus conocidos sobre este nuevo virus.

Tras analizar al paciente, la médico también alertó al área de control de enfermedades infecciones de su centro, e incluso asegura que avisó al director del departamento respiratorio cuando lo vio pasar frente a su oficina. Ese mismo día, durante la noche, recibió un mensaje de su centro alegando que la información sobre esta “misteriosa enfermedad” no debía ser divulgada entre la gente para evitar que se desate el pánico.

Dos días después de esto, el jefe del comité de inspección disciplinaria del hospital la convocó a una reunión, en la que la amonestó por “difundir rumores” y con ello “dañar la estabilidad” del hospital y el país.

LAS PROHIBICIONES

Los trabajadores del hospital central de Wuhan fueron prohibidos de transmitir mensajes o imágenes relacionadas al nuevo virus, y les sugirieron utilizar ropa protectora y mascarillas.

“Veíamos entrar a más y más pacientes a medida que el radio de propagación de la infección se hacía más grande”, reveló la doctora, quien afirmó que mientras esto sucedía las autoridades aún aseguraban que el Covid-19 se transmitía entre personas.

LAS MUERTES

En los últimos meses, los hospitales chinos se han inundado de tragedias. En la misma entrevista, la doctora cuenta que vio la reacción de un adulto mayor al recibir el certificado de defunción de su hijo de 32 años. Otro testimonio es el de un hombre que se encontraba tan enfermo que murió antes de poder salir del auto que lo conducía al hospital.

"Si hubiese sabido lo que iba a pasar, no me habría importado la reprimenda. Habría hablado de ello con quien fuera, donde fuera que pudiera”, comentó.

Desde que la entrevista se publicó el pasado martes, la entrevista ha sido eliminada de las redes sociales chinas, pero los usuarios se apresuraron en guardar y publicar las capturas de pantalla.