Florida
La temporada de marea roja generalmente dura de octubre a alrededor de febrero, pero la marea roja actual se ha mantenido a lo largo de la costa por alrededor de 10 meses. | Fuente: EFE

Una devastadora "marea roja" oscurece el agua del mar y está matando a delfines, tortugas y peces a un ritmo frenético en la costa oeste de Florida donde autoridades estadounidenses han declarado el estado de emergencia.

Nada más este mes, más de 100 toneladas de animales marinos muertos han sido recogidos de las playas de la costa oeste de Florida, las preferidas por los turistas por su mar azul y arena blanca ahora están impregnadas de un olor nauseabundo.

En la última semana, 12 delfines aparecieron muertos en la costa del condado de Sarasota. Normalmente, ese es el balance de delfines muertos en todo un año.

La marea roja es un fenómeno natural, causada por un microscópico organismo unicelular llamado Karenia brevis, único en el Golfo de México. Este organismo libera un poderoso neurotóxico que puede transmitirse por aire y causa a los humanos dolores de cabeza, irritación en los ojos, tos y asma. Pero puede ser mortal para los animales marinos.

Los ecólogos dicen que este organismo tiene la misma función que el fuego natural en los bosques: limpia la maleza y permite que el paisaje comience una nueva vida.

La Karenia brevis se encuentra todo el año en bajos niveles. Pero, cuando se multiplica, las tortugas marinas y los manatíes pueden inhalarla o morir por comer peces o algas infectados con el neurotóxico. Los síntomas incluyen desorientación, falta de coordinación y convulsiones.

El actual brote de marea roja de Florida comenzó en octubre de 2017, pero comenzó a ponerse considerablemente peor en las últimas semanas. Se ha extendido a lo largo de la costa oeste de Florida, en un trecho de 320 Km desde Tampa hasta Naples.

(Información de AFP) 

Bob Wasno, biólogo marino de la Florida Gulf Coast University, detiene su bote en la playa Springs de Florida, donde cientos de peces muertos fueron arrastrados por la marea roja.
Bob Wasno, biólogo marino de la Florida Gulf Coast University, detiene su bote en la playa Springs de Florida, donde cientos de peces muertos fueron arrastrados por la marea roja. | Fuente: AFP