Luego de varias semanas productivas en Lima y Ayacucho, el compositor Ranulfo Fuentes retornará a la ciudad de Barcelona (España), donde preside una institución cultural y se desempeña como profesor de quechua. La despedida será emotiva y la revista Festival con un colectivo de artistas presentarán un concierto musical en honor al autor hermosas canciones.

 

La cita es el martes 21 de abril, a partir de las 7:30 p.m., en la Derrama Magisterial, Av. Gregorio Escobedo 598, Jesús María. Han asegurado su participación exponentes de nuestra música como Amanda Portales, Kiko Revatta, Juan de Dios Rojas, Luciano Quispe, las hermanas Ascarza, entre otros. Los educadores, estudiantes y jubilados ingresarán abonando media entrada. Informes en los teléfonos 7984000 / 996220408 / Nextel: 402*6823, RPM #676831, RPC Claro 997548690.

 

A partir de la década de los setenta, la canción andina camina por las entrañas del país testimoniando una nueva, sufrida y sensible realidad. Numerosos son los autores e intérpretes que recogen este sentimiento que los estremece cotidianamente y les obliga decir su palabra. En 1970 Ranulfo Fuentes Rojas (nacido en la Comunidad de Santiago de Punqui, provincia La Mar- Ayacucho- 1940) escribe "El Hombre", un huaino que será considerado referencia poética y que poco tiempo después es cantado como himno reinvindicativo. Canción, a decir del autor, "que intenta pintar la situación infrahumana no solo del Perú sino del mundo".... -Yo no quiero ser el hombre / que se ahoga en su llanto, / de rodillas hechas llagas / que se postra al tirano...

 

Este huaino se convertiría en la página antológica que catapulta a Ranulfo Fuentes para ser considerado como uno de los más representativos compositores de la canción popular andina, con la importantísima y vasta obra creativa del profesor de Lengua y Literatura en Huancapi y Huamanga y sus andazas por los pueblos y comunidades andinos en un peregrinaje por el arte a través de la danza, el canto, la orfebrería, la pintura, la literatura oral.

 

Huainos, carnavales, yaravíes, marineras que suman más de doscientos; ("Lucía", homenaje a su madre y con ella a la madre campesina; "Hermano", recuerdo esperanzado del hermano ausente; "Jilguero", hermosa afinidad con las aves, el tierno escondido amor y su canto libertario; "Punchullay", el recuerdo de su madre que en noches de luna, le tejía, el más tierno y blanco poncho, " El Pajarillo", sentido homenaje a Nery García Zárate, quien junto con su hermano Raúl, formó el prestigioso Dúo García Zárate). El testimonio social que recoge es entregado dolorosamente puro, tal cual es. Esta misma sensación tenemos al tratarlo; la sencillez y sinceridad enrropan sus maneras. Una obra que posee el compromiso histórico de testimoniar sinceramente un tiempo definitivo y sin retornos.

 

Importante es mencionar que por sus 452 años de creación, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en el 2003, tributó el reconocimiento "Excelencia Artística" a importantes exponentes de nuestra música como Ranulfo Fuentes, Zenobio Dagha, Victoria Santa Cruz, entre otros. La etnomusicóloga Chalena Vásquez y el antropólogo Abilio Vergara Soto publicaron en 1990 el libro "Ranulfo, El Hombre", que marcó el inició del proyecto "Historias de Vida" y continúa con aportes como el del joven estudioso Marino Martínez Espinoza, quien hace unas semanas presentó el libro "Manuel Acosta Ojeda, Arte y Sabiduría del Criollismo".

 

En una de sus ponencias Chalena Vásquez nos dice: "En tanto el ser humano se reafirma como tal, en su sentido genérico, social y personal, a través del arte, podemos decir que afirma su identidad en varias dimensiones, no solamente en la dimensión artística - estrictamente hablando - y del disfrute o goce estético, sino en las dimensiones sociales, culturales e históricas que contiene toda producción artística…Ranulfo Fuentes aportó a la historia musical de nuestro país desde los años 70, y es autor de la canción "El Hombre" y otras que son valiosas por su visión andina".