Transportarse en tiempos de coronavirus: ¿Cómo evitar el riesgo de contagio luego de la cuarentena? [ANÁLISIS]

La necesidad de un transporte seguro se hace cada vez más latente a medida que nos acerquemos al fin del confinamiento para Lima Metropolitana. RPP Noticias consultó con especialistas que coinciden en que la oferta del transporte público debe incrementarse y que necesariamente el Estado debe subsidiar el servicio. 

Pensar en el transporte poscuarentena se hace cada vez más necesario. | Fuente: MTC

Transportarse en una combi, custer, bus, Metropolitano o Metro de Lima ya no será lo mismo ante la amenaza de contagio de la COVID-19. La necesidad de un transporte seguro se hace cada vez más latente a medida que nos acerquemos al fin del confinamiento para Lima Metropolitana y se comience paulatinamente a retomar actividades económicas. Por ello, el Gobierno ya debe estar planeando en cómo evitar que el sistema de transporte sea un foco de contagio del nuevo coronavirus.

RPP Noticias consultó con tres especialistas para conocer sus puntos de vista sobre este tema. Ellos coinciden en que la oferta del transporte público debe incrementarse exponencialmente y que necesariamente el Estado debe subsidiar el servicio.

Las disposiciones del Gobierno ordenan que nadie vaya parado y que el bus opere con un aforo del 50%. | Fuente: MTC

¿Qué dicen las autoridades?

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) ha indicado hasta el momento que las medidas concretas que están adoptando son: a) reducción del aforo a un 50% dentro del vehículo, con lo que nadie podrá viajar parado, b) choferes y cobradores deben usar mascarilla y guantes, c) vehículos deben ser desinfectados antes y después de la jornada, d) promoverán el uso alternativo de la bicicleta, d) el ingreso por turnos diferenciados a los centros de trabajo y e) vehículos que ofrecían transporte turístico y escolar podrán pasar a transportar trabajadores.

Respecto a la promoción del uso de bicicleta, el ministro Carlos Lozada dijo que se ha transferido 25 millones de soles a la Municipalidad de Lima para implementar ciclovías y mejorar el sistema de semáforos en las avenidas Universitaria, Salaverry y Arequipa.

Dado el riesgo de contagio que podría representar el uso de la combi y que parece necesaria su eliminación total, María Jara, presidenta de la Autoridad de Transporte Urbano (ATU), estimó que esto no sería posible. Según Jara, casi la mitad de la flota de transporte público habilitada son combis, por lo que, si se elimina, se reduciría aún más la oferta de transporte.

Autoridades fiscalizan que el aforo dentro de los vehículos sea a un 50% y que nadie vaya parado. | Fuente: MTC | Fotógrafo:

Una ciudad organizada

Rudolf Giese, director de la Facultad de Arquitectura de la UCAL, sostiene que organizando la ciudad es viable lograr que las personas se desplacen lo menos posibles. “El transporte está ligado a cómo se organiza la ciudad”, dijo para este informe.

Afirma que para ello se tiene que evitar que las personas realicen viajes innecesarios y que se reduzca a lo estrictamente necesario: el trabajo. Ello debe ir acompañado en que los barrios puedan ofrecer los artículos esenciales para que el desplazamiento de las personas se haga en distancias caminables o en bicicleta. “Hay que cambiar la costumbre que tenemos que es usar el auto o el micro para todo”, indicó.

Asimismo, comenta que es necesario que tanto los colegios y universidades no regresen a la presencialidad. De esa manera se reduce considerablemente la cantidad de personas que se mueven en las mañanas. “Se saca casi a 4 millones de personas de esta ecuación de la movilidad”, indicó el arquitecto. En ese sentido, añade que es necesario articular con el Ministerio de Trabajo para que sigan incentivando a que las empresas puedan en lo posible hacer teletrabajo y que tengan un aforo reducido.

El transporte público ya no puede ir atiborrado de personas y el ‘al fondo hay sitio’ debe quedar descartado para los meses que se vienen. Al ser necesario el distanciamiento social dentro de las unidades, se requiere que la oferta de buses aumente considerablemente.

“Hay que distanciar a las personas, así que la frecuencia del bus tiene que aumentar, porque la capacidad tiene que disminuir. Antes tenías a 60 personas en un bus, ahora solo se tendrá a 20”, indica Giese.

En los paraderos se debe guardar la distancia social. | Fuente: MTC | Fotógrafo:

Subsidios para el transporte público

En esa línea va Alexandre Almeida, director de la Carrera de Ingeniería Civil de la Universidad de Lima, y columnista de RPP Noticias, quien manifestó que una medida urgente es incrementar la cantidad de buses en la ciudad.

“Todas las propuestas que tenemos de mejora en transporte público de Lima teóricamente deberían ser implementadas para mitigar el contagio. La accion más inmediata es bajar la cantidad de personas y la única forma para lograr ello es incrementar la cantidad de buses”, manifestó Almeida para este informe.

Para lograr el incremento de la flota para el transporte público se hace indispensable, según Almeida, un paquete de asistencia financiera por parte del Gobierno. Este subsidio al transporte permitirá que las empresas puedan incrementar la cantidad de buses y así satisfacer la demanda con distanciamiento social.

“Cuantos más buses tenemos, más choferes necesitamos y más uso de combustible necesitamos. Es mucho más caro para los operadores incrementar la cantidad de buses. Para que logren hacer eso, el Gobierno tiene que intervenir y aportar económicamente a las empresas”, estimó Almeida.

El Gobierno busca promover el uso de la bicicleta como medio de transporte. | Fuente: MTC | Fotógrafo:

Principales focos urbanos y bicicletas comunitarias

El sociólogo y especialista en temas de movilidad Pablo Vega Centeno también coincide en que el subsidio al transporte es válido y necesario. “El transporte público en casi todas las ciudades del mundo siempre tiene subsidios. Esta figura de que el transporte puede ser rentable por si solo es una quimera en realidad”, dijo para este informe.

Para el especialista, las autoridades deben tener ya identificados los principales focos donde las personas se desplazan para proveerles de alternativas y así descongestionar esas rutas.

“Hay una enorme concentración de destinos laborales que se da en el área central: Lima Centro y continua hacia Miraflores, San Isidro y Gamarra. Esas son las áreas donde la mayor cantidad de empleo se ha ido concentrando”, indicó Vega Centeno.

“En función de cuáles son los tipos de empleos que se van a dar prioridad, determinar dónde está la mejor infraestructura de transporte público y dónde no, porque según eso tenemos que ver los diferentes modos de transportes que se pueden priorizar o favorecer”, añadió.

En esa línea, consideró que el uso de bicicleta se debería habilitar especialmente en zonas planas y que sea a través de un sistema comunitario.

“Pensemos en un sistema alternativo de bicicletas. En muchas ciudades lo están haciendo como una buena alternativa, porque no ocupan espacio y se puede mantener la distancia”, señaló.

Consideró que, si bien no hay mucho tiempo para habilitar infraestructura moderna, las autoridades sí pueden ir gestionando zonas de transito seguras para que la bicicleta pueda circular sin peligro.

Por último, Vega Centeno reflexionó que uno de los problemas en el planeamiento de las medidas es el déficit de la información sobre el transporte y la movilidad en Lima. “Tenemos dos problemas: déficit de información y que la poca que hay, a pesar de ser pública, no está difundida”, indicó.

Refirió que Bogotá ha realizado hasta cuatro informes de movilidad de toda su población [origen y destino] en los últimos diez años, a diferencia de Lima que solo cuenta con información sobre transporte de los años 2004 y 2012. “Esa información del 2012 no tenemos acceso ni siquiera los que investigamos temas de transportes. Hay debilidad de falta de información y de difusión de información”, dijo.

Vehículos deben ser desinfectados antes y después de cada jornada. | Fuente: MTC | Fotógrafo:
¿Qué opinas?