COVID-19: Ellos le ganaron la batalla al nuevo coronavirus y cuentan sus testimonios del camino de rehabilitación

Debilidad, dificultad para respirar, cambio de voz y angustia son algunas de las secuelas que podría presentar un paciente que haya tenido la COVID-19. Especialistas recomiendan hacer una campaña masiva con terapias de rehabilitación debido a que esta enfermedad no es solo pulmonar. 

Recuperación post covid
Médicos recuperados de la COVID-19 participan del programa de reacondicionamiento físico del Colegio Médico del Perú, cuya finalidad es brindar terapias que ayudarán a sanar secuelas ocasionadas por el nuevo coronavirus. | Fuente: Colegio Médico del Perú

A la fecha son más de 248 mil los pacientes que lograron vencer al nuevo coronavirus en Perú. Muchos de ellos tuvieron neumonía y la COVID-19 les ocasionó un severo daño a los pulmones, varios necesitaron que les suministren oxígeno.  Otros incluso estuvieron al borde de la muerte, conectados a un respirador artificial durante días. La mayoría de estos pacientes ha presentado secuelas que deben ser tratadas para evitar mayor complicaciones o nuevas enfermedades.

Quienes se han recuperado tras sufrir casos leves (primera categoría de casos clínicos) presentan pocas molestias, sin embargo, los casos moderados (segunda categoría de casos clínicos), sí refieren algún tipo de molestia relacionados al dolor de garganta, malestar general, decaimiento o falta de apetito. Esto puede durar de 2 a 3 semanas, explica el médico Augusto Tarazona, infectólogo y presidente del Comité Nacional de Salud Pública del Colegio Médico del Perú. Tarazona asegura que con una pronta rehabilitación respiratoria para todo aquel que haya presentado complicaciones por el virus se podrían evitar secuelas de por vida: “Todo paciente que estuvo grave tiene lesiones tanto en el pulmón como en otras partes del organismo. En los casos severos, quedan con algún tipo de secuelas adicionales, pueden ser relacionadas a la intubación, con alteraciones de la voz, trastornos disfonía, pueden quedar también con dolor por varias semanas”.

La médica Lisseth Gómez recomienda además de la rehabilitación respiratoria una psicológica: “Los pacientes están sometidos a una carga emocional bastante fuerte porque están aislados, con temor a la muerte, eso va a traer complicaciones psicológicas, necesitan una interconsulta con psicología y hasta en ciertos casos psiquiatría”, indica. Además, sostiene que es importante llevar esta terapia de forma general en todo el cuerpo: “Pos-COVID-19 nos toca rehabilitar al paciente, se necesita recuperar su capacidad pulmonar, pero también es necesaria la fisioterapia completa, ellos han estado en cama. A mayor tiempo, mayor atrofia de ciertos músculos, van a sentir cansancio y fatiga. Para mejorar y tener una vida casi normal tienen que llevar una terapia general”, añade.

El presidente de la Sociedad Peruana de Fisioterapia en Terapia Intensiva, Milton Santillán Zuta, asegura que el proceso de la terapia física debe ser planeado antes del alta hospitalaria: “Nosotros ya trabajamos desde cuidados intensivos. Cuando el paciente sale de peligro nosotros hacemos los protocolos de movilización precoz, que significa el inicio de la terapia física para prevenir los posibles disturbios la atrofia musculoesquelética que puedan suceder en el paciente por la estancia hospitalaria a la cual puede estar sometido por hasta 5 semanas”. Esta terapia va de la mano con el trabajo que hace el médico en el cuidado del paciente, y el tiempo de duración es variable de acuerdo a la condición clínica del paciente en el momento. 

Las personas que salen de alta lo hacen con una capacidad respiratoria y muscular disminuida, las terapias físicas deben ser para aumentar la masa muscular, la rehabilitación pulmonar para conseguir la mayor capacidad funcional: “Este es un proceso que para algunos llevará semanas o meses, y otros seguramente quedarán con secuelas de por vida” añade el licenciado Santillán, quien además lamenta que haya un número reducido de tecnólogos médicos de terapia física y de rehabilitación.

TESTIMONIOS DE PACIENTES QUE LE GANARON LA BATALLA A LA COVID-19

Los pulmones del Comandante General del Cuerpo de Bomberos, Larry Lynch, necesitaban balones de oxígeno para seguir respirando y recuperarse de la neumonía que le ocasionó la COVID-19. Lynch cuenta que el día que se hizo la prueba, que salió negativa, se encontraba en una inspección en el Mercado de Frutas. No se había sentido muy mal, sin embargo, el diagnóstico cambió al realizarse radiografías: “Es ahí es donde los médicos me dicen que tenía que internarme, la neumonía había afectado aparentemente un pulmón y el otro empezaba a afectarse”.  Fueron 11 días los que el comandante estuvo internado en el Hospital de Ate, y tras este periodo le indicaron estar dos semanas en absoluto aislamiento. “En casa estuve con técnicas de rehabilitación pulmonar, inflando globos, tomando aire profundamente. Mis alimentos han cambiado, deben contener bajo nivel de sal para evitar hipertensión, comer menos grasas, harinas. La recuperación ha sido lenta, tuve tos y fatiga. Hay momentos en los que me duele la espalda, a veces siento como si tuviera una plancha de frío atrás, me han dicho que es normal que es parte del proceso”, relata.

Además, el comandante Lynch ha tenido secuelas psicológicas, su estado de ánimo no es el mismo tras haber estado internado: “Hoy en día todavía tengo esa carga emocional, estuve durmiendo 2 o 3 horas en el día. Varios miembros de mi familia también resultaron positivos al virus. Conocer el sufrimiento y muerte de otros bomberos también me afectó bastante”, indica. 

El Comandante General del Cuerpo de Bomberos, Larry Lynch, el día que fue dado de alta tras padecer una neumonía ocasionada por la COVID-19.
El Comandante General del Cuerpo de Bomberos, Larry Lynch, el día que fue dado de alta tras padecer una neumonía ocasionada por la COVID-19. | Fuente: Cuerpo General de Bomberos.

La familia Morales resultó contagiada de la COVID-19. Sergio Morales tiene 35 años y trabaja como técnico de mantenimiento en un centro de salud.  “Lo más probable es que me haya contagiado en mi centro de trabajo, tuve fiebre y una leve agitación, no podía respirar muy bien, entonces me hice la prueba y salí positivo”, cuenta. Tras enterarse de los resultados, la familia de Sergio también pasó por las pruebas y casi todos dieron positivo al nuevo coronavirus: su esposa y sus 2 hijos. Solo su hija bebé no se contagió.

Cuenta Sergio Morales que el virus fue detectado a tiempo, y que durante el internamiento en la Villa de EsSalud fueron sometidos a pruebas y controles durante dos semanas. Luego a un constante monitoreo en la recuperación en casa. "Nosotros tuvimos una recuperación rápida, ahora no tenemos síntomas físicos, pero sí mucha preocupación y angustia por lo que está sucediendo. Nos angustiábamos por todo durante esos 15 días y eso en ocasiones se reflejaba en lo físico”, sostiene.

La familia Morales el día del alta.
La familia Morales el día del alta. | Fuente: ESSALUD

El suboficial superior PNP Freddy Córdova estuvo 15 días en cuidados intensivos. No solo le ganó la batalla a la COVID-19, sino que se recupera luego de tener graves complicaciones respiratorias pues sus pulmones su vieron comprometidos al 80% por la presencia del virus. Cuenta que fue muy doloroso estar incomunicado de su familia: “Los doctores se comunicaban directamente con ellos, es penoso lo que uno vive en UCI, me pusieron oxígeno me dijeron que en el 80% de mis pulmones había coronavirus. Gracias a esos valerosos médicos y enfermeras que exponiendo sus vidas luchan junto los pacientes por nuestra recuperación”. Cuenta el suboficial, que luego de estos 15 días fue trasladado a una sala de recuperación por 10 días más. “Me enseñaron a hacer terapias porque uno queda con secuelas de respiración, no puede respirar bien, ahora mismo cuando camino un largo tramo me canso, tengo que hacer terapias para poder respirar mejor día a día, fortalecer las piernas y los brazos. Uno sale bien debilitado de UCI”, relata.

Ahora mismo el suboficial Córdova pesa 75 kilos, pero cuando ingresó a UCI pesaba 98 kilos. Su médico de cabecera le ha pedido tener una dieta balanceada y una progresiva vuelta a lo que era su vida antes del nuevo coronavirus: “Las piernas a veces no me respondían por el frío, medicina, y no tienen movimiento en UCI. Me voy recuperando poco a poco, progresivamente. Debo tener reposo, me ha dicho el doctor que debo caminar lo que pueda soportar. Lo estoy superando, quién sabe mañana más tarde volveré a mis actividades normales”.

El Suboficial Superior PNP Freddy Córdova se viene recuperando tras permanecer internado en UCI por COVID-19
El Suboficial Superior PNP Freddy Córdova se viene recuperando tras permanecer internado en UCI por COVID-19 | Fuente: Policía Nacional

¿CÓMO ES LA RECUPERACIÓN DE UN PACIENTE QUE ESTUVO EN UCI POR COVID-19?

Los pacientes que han estado en UCI tienen que pasar a rehabilitación respiratoria para poder recuperar la capacidad funcional del pulmón afectado. El médico Augusto Tarazona asegura que muchos de estos pacientes no recuperan su capacidad pulmonar: “Ese es un problema a largo plazo, porque estas personas probablemente queden de por vida con problemas de fibrosis pulmonar, que es como una cicatriz en la piel, pero a nivel del pulmón”, explica.

Según el médico se han observado más secuelas: “Esta enfermedad no solo es pulmonar es una enfermedad sistémica porque ataca el pulmón, pero también ataca a los demás órganos, por eso el enfoque actual ya no es curar solo el pulmón, se ve todo el contexto complejo”. 

En UCI un paciente estuvo postrado bocabajo. Eso ayuda a la ventilación en esta enfermedad, pero al estar durante días en la misma posición, empiezan a haber lesiones en rodillas, codos, cara, aunque también existen daños musculares: “Un músculo que está postrado en unos días empieza a deteriorarse, empieza una debilidad absoluta de todo el sistema muscular,  también los nervios se deterioran”, añade Tarazona.

¿CÓMO DEBERÍA SER LA ALIMENTACIÓN DE UN PACIENTE QUE ESTUVO EN UCI POR CORONAVIRUS Y SE ESTÁ RECUPERANDO EN CASA?

En líneas generales, debido a que hay ciertos grados de complejidad respecto a las secuelas que puede ocasionar el nuevo coronavirus, la nutricionista y miembro del portal web Salud en casa Giulia Saldarriaga dijo que se puede llevar una dieta rica en proteínas: “Se debe consumir pollo, pescado, pavita, cuy, huevo, de preferencia que sean preparaciones al horno, vapor, plancha, guisos, para que sea más fácil de masticar y digerir, añadir frutas y verduras en variedad  y mantener una hidratación adecuada, ya sea agua natural, refrescos naturales y/o infusiones”.

Además, indica que se debería evitar consumir alimentos procesados, bebidas gasificadas, alimentos ricos en grasas trans. También recomienda “evitar la comida muy condimentada, o preparaciones crudas por el riesgo de tener una contaminación cruzada o intoxicación alimentaria, ya que aún el paciente se encuentra con un sistema en recuperación”.