Sierra del Divisor se encuentra entre las regiones amazónicas de Loreto y Ucayali, | Fuente: Facebook - Sierra del Divisor

El presidente Ollanta Humala, anunció que el domingo viajará hasta la región de Ucayali para firmar el decreto que crea el Parque Nacional Sierra del Divisor, una iniciativa que sido reclamada, incluso, por conservacionistas del mundo entero.

"El Gobierno va a promulgar el reconocimiento del Parque Nacional Sierra del Divisor en Ucayali. Nos vamos a reunir y dar ese reconocimiento para que esté resguardado para las futuras generaciones", anunció el mandatario a la cadena estatal TV Perú.

La decisión, que se toma después de numerosas campañas a nivel nacional e internacional de la sociedad civil, se implementará 22 meses después de un proceso de consulta previa que se hizo a los pueblos indígenas que viven en la zona.

"Hubo mucha expectativa por este reconocimiento y vamos a darle esta buena noticia a todo el pueblo peruano y a la comunidad internacional", acotó Humala.

El gobernante dijo que con la creación del Parque Nacional Sierra del Divisor se busca "preservar esta área geográfica como una parte importante, que nos permite purificar el aire del mundo y preservarla de actividades ilícitas deforestadoras de nuestros bosques. También puede ser un sitio de turismo vivencial".

En las últimas semanas, una petición publicada en un portal de Internet recibió más de un millón de firmas de adhesión internacional de personas que pidieron proteger "uno de los rincones más valiosos de la selva amazónica".

A fines de octubre pasado, la Defensoría del Pueblo peruana presentó una acción de amparo contra la Presidencia del Consejo de Ministros a solicitud de los pueblos indígenas de Loreto y Ucayali, con el objetivo de que se emita el decreto de creación del nuevo parque nacional.

Sierra del Divisor se encuentra entre las regiones amazónicas de Loreto y Ucayali, en la frontera de Perú con Brasil y los expertos consideran que integra uno de los más importantes corredores ecológicos del mundo, que comprende territorios de los dos países y de Bolivia.

La Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) señala que la zona tiene casi un millón y medio de hectáreas y es amenazada por la presencia de la tala y la minería ilegal, así como el narcotráfico, lo que hace urgente que sea considerada un área de conservación especial. EFE.