El presidente del INPE justificó la suspensión de visitas debido a que en el caso de los penales el contagio es de afuera para adentro. | Fuente: Andina

Ningún interno ni trabajador penitenciario ha sido contagiado con el nuevo coronavirus, según informó este viernes el presidente del Instituto Nacional Penitenciario (INPE), Gerson Villar Sandy, quien explicó las medidas de prevención impuestas en las cárceles peruanas para prevenir esta enfermedad.

Según precisó, la institución ha puesto un control muy riguroso a la seguridad de los 68 penales en el país, donde residen 97,550 internos, de los cuales 6,000 son adultos mayores, la población vulnerable al COVID-19.

"Felizmente, gracias a las medidas de seguridad, hasta la fecha no hay ningún interno ni trabajadores con coronavirus", remarcó al señalar que la población vulnerable no solo está compuesta por adultos mayores sino por internos con tuberculosis, VIH, entre otras enfermedades.

Medidas de prevención

Comentó que en el caso de las cárceles, el contagio se daría  de afuera hacia adentro, lo que coloca a los trabajadores, agentes penitenciarios y visitas como elementos de riesgo, por lo que consideró necesaria la suspensión de visitas.

Además, se diseñó un anillo de seguridad dentro de los penales, el cual consiste en que todos los trabajadores y agentes ingresen con mascarillas y se laven constantemente las manos en caños portátiles que se habilitaron en diversos puntos.

Agregó que, como el sistema policial y judicial no se detiene, continúa el ingreso de personas detenidas. Para estos casos, comentó, se ha habilitado una zona especial para que permanezcan durante 15 días (en caso tengan los síntomas) y, pasado ese tiempo, recién pasan a los pabellones.

Consultado sobre medidas para reforzar la seguridad ante posibles motines, refirió que hay una coordinación específica, un protocolo de intervención de la Policía y Fuerzas Armadas, a fin de que intervengan en caso ocurran estos hechos.

(Con información de Andina)

¿Qué opinas?