Referencial/Morguefile

El miedo, la tensión y los berrinches son frecuentes en los niños y niñas que acuden por primera vez al colegio, situación que suele durar aproximadamente una semana, pero si esos signos persisten puede que el menor tenga un trastorno de ansiedad, indicaron especialistas en el tema. 

Horacio Vargas Murga, psiquiatra de niños y adolescentes y director Adjunto del Instituto Nacional de Salud Mental “Honorio Delgado – Hideyo Noguchi”, sostuvo que el trastorno de la ansiedad suele presentarse por el hecho de separarse de sus padres o tutores. 

Explicó que la ansiedad por separación implica el miedo intenso que muestra los niños al quedarse solos, siendo difícil acoplarse al colegio e interrelacionarse con personas desconocidas, pues piensan que algo malo les puede pasar si no están con sus padres. 

Por eso reacciona con temor y llanto más del tiempo normal de adaptación, e incluso se queja de dolores estomacales, náuseas, vómitos y dolores de cabeza que desaparecen cuando vuelve a ver a sus padres. 

Las manifestaciones aparecen más por las mañanas, antes de ir al colegio y/o los domingos por la noche.

Indicó que el trastorno de ansiedad por separación generalmente empieza entre los 7 y 9 años y es una de las principales razones por la que los menores son llevados a la consulta de un psiquiatra de niños y adolescentes.  

Esto, dijo, tiene una prevalencia de vida de un 4 por ciento; es decir que se porcentaje lo sufrirán durante su infancia.

El especialista resaltó que los padres deben  generar confianza en sus hijos, consolarlos en el momento del llanto, darles tranquilidad y participar del proceso de acompañamiento  con una separación gradual hasta que  el niño (a) esté listo. 

“Los padres siempre deben asegurarles a sus hijos que se encuentran en un lugar de confianza donde estarán seguros y que los profesores los ayudarán”, apuntó. 

En el marco de la etapa escolar, recomendó que una forma de preparar al niño(a) es contándole  sobre las cosas nuevas que aprenderá y los nuevos amigos encontrará. 

Otra forma de motivarlos es haciéndoles partícipes de la compra de útiles escolares, uniformes, maletines y loncheras; pues de esta forma se irán  familiarizando con la escuela.  

"Y si el problema persiste, es importante acudir a un establecimiento de salud para la atención con un especialista en salud mental", anotó.

Andina