Arequipa | Científicos revelan que eran 8 y no 6 los restos de niños sacrificados por los Incas en la cima del Misti

Arqueólogos peruanos y polacos realizaron el estudio de los restos hallados en 1998. Tendrían una antigüedad de 550 años. En el Museo de Santuarios Andinos de la UCSM también se conservan y exhiben los cuerpos de "Sarita", hallada en el Sara Sara, y "Juanita", la Dama del Ampato.

Ruddy Perea, director del Museo de Santuarios Andinos de la UCSM en Arequipa. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Christian Ramos

Después de veinte años, un equipo de arqueólogos de la Universidad Católica de Santa María (UCSM), determinaron que no son seis sino ocho los restos de niños sacrificados por los Incas en la cima del volcán Misti en Arequipa.

Ruddy Perea Chávez, director del Museo de Santuarios Andinos de la UCSM, dijo a RPP Noticias que en 1998 un equipo de científicos ascendió al Misti y hallaron dos tumbas de cuatro metros de profundidad por cinco de ancho.

En la primera encontraron los cuerpos de tres niños que tenían entre 3 y 5 años, en la segunda encontraron otros tres cuerpos más de niños que tendrían entre 8 y 12 años. Para extraer los cuerpos y los utensilios con los que fueron enterrados, congelaron la tierra y sacaron en bloque los restos.

Dos décadas después, Perea Chávez, junto con la bioarqueóloga de la Universidad de Varsovia (Polonia), Mg. Dagmara Socha, y un equipo de especialistas, terminó el estudio de los restos y revelaron que no se trata de seis cuerpos, sino de ocho.

“Llegamos a la conclusión de que son ocho niños, cinco hombres y tres mujeres. Nos ha sorprendido porque siempre creímos que eran tres niños y tres niñas, porque siempre en el mundo andino hay la dualidad perfecta y debieron ser tres y tres, pero no fue así en este caso”, explicó el arqueólogo.

El análisis de los restos también reveló que tendrían una antigüedad de 550 años y habrían sido sacrificados por los sacerdotes incas como una ofrenda en honor al volcán.

Junto a los cuerpos se halló textiles, los cuales tenían incrustados pequeñas lentejuelas de metales y se encontró piezas de plata que representan a camélidos sudamericanos.

“En el mundo andino se creía mucho que los dioses influenciaban en los fenómenos naturales como terremotos, erupciones volcánicas e inundaciones. Por eso mandaban a los niños como mensajeros a los dioses para que los dioses devuelvan todo a la normalidad”, comentó Perea.

Los Incas, agregó, ofrecían lo mejor de ellos: textiles, metales, chicha y cerámica en las cumbres de las montañas y, lo más preciado de ellos, era la vida humana, sobre todo de niños que los preparaban para ser sacrificados.

“Nosotros lo llamamos ofrenda porque los niños eran preparados en los acllawasis para este tipo de ceremonias y ellos iban con convicción, ofrendaban sus vidas para que los dioses apacigüen a la naturaleza y también para que haya fertilidad”, destacó Perea.

Imágenes de "Sarita", hallada en la cumbre del volcán Sara Sara. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Christian Ramos

Sarita

En el Museo de Santuarios Andinos de la UCSM, ubicado en la calle La Merced, a una cuadra de la Plaza de Armas, también se encuentra "Sarita", un cuerpo hallado en 1996 en la cima del volcán Sara Sara.

“Ella tenía entre doce y catorce años de edad, su cabello era castaño y estaba muy bien de salud, eso lo determinamos por el estudio del cabello que demuestra que tenía buena nutrición. Sarita murió de un golpe en el ojo derecho que recibió al final de la ceremonia. El golpe se hacía con una macana, que es una estrella de seis puntas”, dijo Perea.

Juanita

En este museo también se conserva, estudia y exhibe a "Juanita", la "Dama de Ampato”, que sorprendió al mundo por su buen estado de conservación.

En las próximas semanas se conocerá el rostro de "Juanita" en 3D, un equipo de profesionales trabaja en la reconstrucción digital de su rostro.

¿Qué opinas?