Torrentera
Durante la temporada de lluvias gran cantidad de agua y piedras circulan por esta zona. | Fuente: Defensoría del Pueblo

Los vecinos y autoridades del distrito de Paucarpata no aprendieron la lección. El cauce de la torrentera en el sector de Pozo Negro, volvió a ser ocupado por construcciones que ponen en peligro la vida de gran cantidad de personas.

El jefe de la oficina Defensorial en Arequipa, Ángel María Manrique, llegó al lugar y comprobó que, al margen derecho del cauce de la torrentera se construyó una vivienda y un muro de contención. Al costado también se ubica una fábrica artesanal de ladrillos.

En este mismo lugar, el pasado 26 de febrero se inundaron más de 15 casas, afectando a 20 familias.

El ingreso de la torrentera derribó una pared de una casa, que ha vuelto a ser construida de forma ilegal, esto provocó que se represe el agua inundando el sector de pozo negro por más de un metro de altura.

Uno de los vecinos de Pozo Negro, Isaac Caira, señalo que viven en constante peligro ante la próxima temporada de lluvias, que según el Senamhi sería más fuerte que la anterior.

Manrique Linares indicó que la municipalidad de Paucarpata debe asumir la responsabilidad de permitir esta construcción en el cauce de la torrentera. Además, que a ocho meses del ingreso del agua, lodo y piedras no se ha hecho nada para evitar se repita.

Otra observación es que en varios tramos de la torrentera las personas continúan dejando montículos de tierra y escombros que bloquearán el paso del agua en el puente de pozo negro.

Fabrica artesanal de ladrillos funciona en media torrentera
Fabrica artesanal de ladrillos funciona en media torrentera | Fuente: Defensoría del Pueblo